Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Estados Unidos’ Category

Tiempo en llamas

Los gestos son significativos y las investiduras y los protocolos son gestos que marcan situaciones generales de modo, se pudiese decir, casi irreversible. Es como que se delimita un cuadro de acción cuyas repercusiones pueden ser más o menos amplias dependiendo del lugar y del momento.

Puede que mirase ciertos cambios con bastante reticencia, desde lejos, quizá porque me parecían excesivamente rápidos y poco preparados y muy difícil de evaluar sus consecuencias. Aunque sea verdad que a mi personalmente me importa bastante poco el que alguien sea negro o blanco, amarillo o de cualquier otro color si cupiese, no puedo olvidar el haber constatado diferencias en el mismo modo de estructurar las realidades dependiendo de las etnias a las que se pertenece, y eso sí que repercute de claras maneras sobre lo que pudiera ser o, incluso, venir.

Qué significa el negro? Se quiera o no se quiera, es más espontáneo, menos formal, menos teórico, más afectivo, más inmediato y normalmente muy ducho en transformar en imagen graves bloques conceptuales abstractos, es decir, se mueve más fácilmente en el tiempo, lo que implica la posibilidad de pensar cambios, y suele menos estructurar pesadamente en el espacio.

En tiempos donde la estabilidad falta, lo que puede parecer menos adecuado como solución puede ser un elemento cambiante, que le quita por su propia naturaleza toda base a lo que de por su inmovilidad está al origen de la seguridad o incluso la estabilidad. Pero es evidente que las estructuras fijas, agarradas con tuercas a la realidad, producen de por su falta de capacidad de adaptación a lo cambiante, la imposibilidad de resolver ciertos problemas no contemplados dentro de las estructuras anteriores.

Puede ser un tranquilo ir hacia otras estructuras que se fijen más tarde. Puede llevar al caos. Y eso es lo que a mi me parecía pudiese ser preocupante.

Es una evidencia que un poder hegemónico influencia de por su mera presencia situaciones generales, y que un principio espontáneo, cambiante, favorece estructuraciones más intuitivas, como pueden ser la rusa, la musulmana, la asiática en detrimendo de estructuraciones planificadas como pueden ser la europea, canadiense y pocas otras.

Que Europa entreviese semejante posibilidad como resultando en su favor proviene del hecho que Europa presume que lo ‘formal’ prima sobre el movimiento espontáneo, según definiciones muy kantianas o aristotélicas y que siempre, se dice, se constate una superioridad neta de lo que organiza sobre lo que simplemente actúa a su modo particular. Esto se deriva claramente de observaciones queriendo implicar que Europa ya se estuviese repartiendo el pastel universal, presumiendo además que los Estados Unidos procederían a replegarse sobre si mismos dejando el campo libre a quien viniese.

Pero eso no es necesariamente cierto si lo intuitivo se guarda en su principio, del que se deriva más tarde también, lo formal, y es lo que precisamente parece ser el caso aqui.

Parece ser verdad. Obama promete la rauda retirada de las tropas en Iraq y Afganistán, y aparentemente, quiere retirar toda presencia militar de por el mundo, poniendo fin a su hegemonía militar mundial. Se explica: la situación económica no lo permite. Qué pasa con el mundo después? Te preguntas. La presencia estructurante de gentes extranjeras crea de por si un referente que permite de obtener una homogeinización de los estados mentales generales, construyendo aunque sean muy escasos puentes de comunicación entre los unos y los otros. Si los EEUU desaparecen, cuya presencia globalizada aun se justifica por hechos de guerra, que pasará con esos puentes? Caerá el mundo bajo el formalismo europeo sin que nada ni nadie pueda justificar semejante imposición?

Parece faltar de principio el formalismo europeo.

Hm.

A mi no me conviene la situación, porque no arregla nada.

Es cierto que la hegemonía militar no es la única que exista. Se puede concebir una similitud de principio en el modo de pensar. Que es a lo que Obama parece referirse. En el fondo, si bien intrepretamos lo que dice, reivindica la soberanía de los pueblos dentro de un repliegue hacia el interior que se basase en realidades históricas como principio unficador de identidad. Dice que los EEUU pasan por una crisis, y en vez de prometer grandes reformas universales, aboga por que cada cual, dentro de la conciencia colectiva y la que deriva del conocimiento de ciertos hechos, refiriéndose a la guerra civil y la segregación, busque la solución al problema general guardando como finalidad solo, el que ‘cada cual puede encontrar su propia felicidad.’

Es decir: Si yo soy americano y me entiendo dentro de una historia, el mero hecho de guardar en mente que dentro de lo que hay puedo obtener una realización personal y ser feliz, entonces cualquier cosa que haga es en si solución, y de ese modo delega sobre el pueblo en su individualidad la búsqueda de soluciones que resultan ya impensables desde el punto de vista teórico.

En el fondo, casi parece como si Obama abriese un espacio en el que todo aquel que se mantuviese dentro de este ‘estado de espíritu’ hiciese lo que le pareciese para proveer una generalización legalizada un poco más tarde. Es un poco como caminar sobre huevos, pero puede ser una solución, y quizá la única.

Las estructuras formales estadounidenses parecen lo suficientemente fuertes como para poder aguantar lo que se pudiese calificar de ‘flexión interna’.

Qué es los EEUU? Yo misma diría que en su definición más simple es un círculo hecho alrededor de bienes y mujeres para protegerlos de una posible agresión. Por eso siempre me han caído bien, en el fondo y a cierta distancia. Una caravana que va en línea recta para convertirse en un círculo de defensa es una base conceptual extremadamente sana, no fuese sino por su sencillez. Y es popular, pues no proviene de estructuras formales fijadas en ejércitos o administraciones, sino que surge de lo propio espontáneo de los pueblos.

En el fondo, eso es lo que transmiten los EEUU al mundo, a veces a ráfagas enterradas bajo algún desmán excesivo resultando de la falta de experiencia política. Proteger lo propio es reservarle un espacio al alma, dentro del lugar adquirido de su importancia, pues debe ser protegido. Y eso implica que se pueda uno echar para atrás en un momento dado para sacar de la fuente las fuerzas que permitan reestructurar un conjunto, aunque sea, de nuevo, o haciendo suaves progresos en las escalas de la organización política.

A mi entender es eso lo que asegura las hegemonías, e incluso las victorias en el campo de batalla. Un principio sano es un referente que nadie puede negar y se impone de por su propia necesidad.

Si Obama es un principio en su investidura entonces puede ser ejemplar, ya no por presencia militar sino por su manifestación política.

Y después? Algunas partes del mundo parecen querer ver dentro la presencia de Obama la posibilidad de que  grandes masas de poblaciones invadan los EEUU para vivir bien de adquisiciones ajenas, como si América fuese un sueño del que se puede vivir eternamente sin aportar nada y más, sin agradecer nada tampoco. Lo que no puede realizarse tampoco si se tiene en cuenta la situación financiera general.

Quizá en el fondo no sea nada más que una invitación a hacer lo mismo: la posibilidad de una afirmación de identidad de los pueblos que nos hace participar en una carrera donde solo aquellos que lo consiguen terminarán por ser interlocutores válidos, y los demás, briznas desperdigadas por el viento.

Obama no parece favorecer un intervencionismo militar y presume que el que se sale de banda, será ‘castigado’ por una crítica emergiendo de su propio pueblo. Es muy herodótico: el error propio conlleva nuestra caída e incluso nuestra desaparición. No hay necesidad de intervenir: la historia tiene una lógica propia que solo cabe seguir con precaución.

Hasta qué punto, empero, la ausencia de uno mismo puede provocar el que otros que no reconocen ese principio puedan ocupar los lugares vacantes para convertir el mundo en desolación? Quizá la solución sea fácil de obtener a través de areas definidas de responsabilidad. No es cuestión de saber quién se impone militarmente a quién, sino quién puede ayudar a otros a estructurar auto gobiernos responsables. Es el único vacío que nos pareció resultar del discurso, del que solo dispusimos por partes.

Quizá sea una solución. Probablemente lo sea. La riqueza no proviene de cuanto tenemos, sino de la satisfacción que sabemos derivar de lo que tenemos, y es obvio que en ese caso resulta más importante saber qué es lo que queremos y necesitamos antes de acumular bienes cuyo sentido termina por escapársenos.

Qué vale más? Un gasto de algunos millones en una ceremonia, o dos millones de asistentes? Probablemente lo segundo. Ese es todo el cambio. Y eso sí que nos conviene.

Anuncios

Read Full Post »