Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘‘I’m Jerusalem’ project’ Category

Poner las cosas en su sitio tiene inmensas ventajas y suele terminar por resolver hasta los asuntos más complicados.

Esquematización de una solución parcial para una simbiosis interna ‘melliza’, de la que trata ‘I’m Jerusalem’

Lo de arriba es una solución parcial intuitiva, que se debe componer en líneas de Tula. Cuando faltan los esquemas suyacentes, la realidad se ordena de un modo relativo a lo que se conoce, de tal suerte a que puede que ni aparezca la solución como tal hasta que se se fijan los esquemas. En este cuadro lo que falta es el elemento ‘amalgama de imagen’, que yo no sintetizo. La realidad que deriva de ello tiene una variable, un x, de algo desconocido que produce un algo borroso, pero deja huella de alguna manera en lo que sucede.

Lo que Tula y yo tenemos en común son esquemas de realidad sobre esencias. Tanto Natasha como Sask tienen una amalgama de imagen con referencial de comportamiento que rige más en apariencia pero mueve menos en las profundidades. Lo que diferencia a Tula de mi, es que tiende a mover las esencias en prototipos mitológicos sobre líneas psicopáticas con un referencial de equilibrio interno, de origen probablemente chino, lo que ordena realidades exteriores sobre todo temporales (caminos), mientras que yo espacializo en formas y estructuras de entendimiento con un referencial de identidad. Natasha y Sask se parecen mucho, pero Natasha ordena la realidad temporalmente y Sask espacialmente.

Una amalgama de imagen es un referencial de comportamiento que se compone de una diversidad de elementos no sintetizados en esencia, que se agregan los unos a los otros formando un bloque que se ordena en lógicas a veces muy difusas con jerarquías a veces muy arbitrarias. Sería como si compones tu realidad de ‘sentencias múltiples’, que digan: “es malo ser homosexual”, “hay que dar privilegio a los familiares”, – lógica inserta que regula el qué hacer cuando un familiar es homosexual – hay que ir bien vestido (tipo regulación de excepción o referencial estético – no me gusta la gente que lleva Blueberry, la gente en uniforme se ve bien). La realidad se hace a partir de estas frases primordiales que muy a menudo son contradictorias y salvan la contradicción, si posible, incluso solo por elementos temporales o espaciales: ‘no significa nada la lógica’, puede ser siempre verdad salvo ayer, o en tal lugar. La mayoría de estos ‘principios’ gobernantes de comportamiento son posiciones con respecto a ‘compounds’ (compuestos lógicos) que determinan relaciones fundamentales del inconsciente. (Hannah dice que Sonja es una persona muy lógica. Si a Sask le da miedo que yo aparezca para reclamar algo, Sask dirá “la lógica no tiene sentido”, por lo que rechaza todo lo que se relaciona a un otro relacionado, y la defensa que te hace evitar la lógica porque te aburre, dices, es la que evita un encuentro virtual con el compound o uno de sus representantes.)

En radical oposición a un principio de comportamiento que se rige por esencias y pues por leyes, se encuentra en constante oposición que puede llegar a agriarse seriamente. “La ley dice que …” Y se ordena el comportamiento con respecto a ello. Las esencias determinan las finalidades: “hay un enorme peligro que acecha por aqui cerca” – la determinación de realidad en esencia agudiza la intuición que percibe lo que sucede, y guardando un cuadro de comportamiento general (aspecto espacial) en leyes, ordena la subjetividad con respecto a una serie de problemáticas que quiere asumir o no (aspecto temporal).

Yo no sintetizo amalgamas porque me faltan elementos superficiales espaciales que permitan la síntesis. Consiguientemente, Sask o  Natasha son elementos caóticos, erráticos e incluso anárquicos dentro de mi modo de entender, y lógicamente, vice versa.

Cómo se hacen las amlagamas, que forman los ‘yo’ más comunes? Se fija la atención sobre lo que compone la sociedad en su comportamiento general, se constatan jerarquías y causas que justifican los posicionamientos. Hay lógicas que permiten subir y lógicas que causan caídas estrepitosas. El ‘yo’ se fija en cualidades reales o ‘bluffs’ que permiten pretender a un lugar u otro, lo que implica la inserción de lógicas de ataque o defensa que se deben guardar dentro de ciertos esquemas impuestos. Es casi todo un engañar sin que te pillen: estafas, mientes, robas, matas y asesinas, enfin, lo que se te ocurra, mientras no te atrapen, y eso gracias al aprendizaje de ciertas lógicas de enmascaramiento, que incluyen echarle la culpa al vecino, negar pruebas, velar evidencias, sobornar al agente del orden a cargo, etc. La finalidad se rige por una serie de parámetros artificiales que derivan del compuesto social: subir escalones, ganar dinero, adquirir influencia, comprar casas y terrenos, aparecer en los mass media, etc. Como poco se define por negativa: que no te echen del trabajo, que no te metan en la cárcel, que no termines por divorciarte, que no te roben, etc.

Mi mundo es mucho más honesto: no se infringen las leyes ni en intención aunque se estudian muchas excepciones y el cuadro social es simplemente una garantía para poder encontrar un modo de sobrevivir a través de un trabajo, eventualmente, mientras la subjetividad se dedica a lo que le interesa. Cazar fantasmas, por ejemplo, buscar pruebas de la existencia de Sask, aprender el idiomien de la Tula, etc.

Dentro del cuadro que yo preservo, es posible hacer síntesis de identidad en esencia incluso de los más complejos fenómenos psíquicos, lo que agudiza la intuición y, a su vez, tras evaluación de lo catatrófico de la situación, determina el comportamiento personal.

Aunque yo sea relativamente tolerante con respecto a las configuraciones de realidad que se compone cada cual, estimo que la mía se debe respetar en tanto que no interfiera con la de otros. En caso en que lo haga, presumo que hay ‘duelo’, que que debe haber reglas para determinar quién rige sobre la cuestión afectada. La guerra con Francia que se agudiza sobre 1990 proviene de que estimo que no se respeta una configuración propia que en si no molesta a nadie mientras se me intentan imponer dictatorial y arbitrariamente configuraciones que ni me van ni me vienen. Al mismo tiempo, se presenta un fenómeno de desmultiplicación por contagio – debemos hacer todos lo mismo ahora? – que me molesta porque no tiene agarre en la individualidad de la persona, sino que convierte el hacer de una en un fenómeno aparente que se puede convertir en corriente sin que sea eso a lo que yo pretendo.

La conciencia de una diferencia no implica en ningún caso que entienda a lo que se dedican los demás, ya que para mi, de modo muy obvio, presagia grandes catástrofes. Y eso porque sigo sin poder hacer síntesis de realidad aparente. Por no imponer criterios, me voy.

A mi me interesa una metafísica nueva que permita la comprensión de fenómenos psicológicos varios y vista la poca posibilidad que hay de hacer imperar razón en los lugares, prefiero hacer mis investigaciones a solas, pensando que quizá encuentre modo de hacerlo entender más tarde. O sea que me voy a buscar al Sask. Tarea nada simple: tengo indicios de que anda por Israel pero encontrar al misterioso individuo del salto de rana implica un cambio de parámetros de comprensión de la realidad, es decir, tiempo. Yendo caminando de los Pirineos a Santiago de Compostela abre una posibilidad: seis meses caminando permite el progresivo ajustamiento a parámetros de realidad distintos aunque sea solo intuitivamente. En 1989 decido ir caminando a Jerusalén después de terminar mis estudios.

Lógicamente Sask aparece. Pero con su aparición, en vez de resolverse el problema que fuera la demostración de hecho, que teóricamente ahora se puede generalizar, de que las ballenas se entienden a distancia, lo único que pasa es que se agrava. El ‘agoraki mas’ (nuestro muchacho) de Tula se presenta de modo más que inquietante.

Aunque no lo haya trabajado aun lo suficiente, pudiese decirse que lógicas que se comunican a miles de kilómetros de distancia se sitúan de por la conciencia a niveles estructurantes nacionales, ese ‘nacional’ pudiendo abarcar incluso regiones nacionales de por su interacción con lo que colinda. De qué estamos hablando? Seguirá el Herr Sask con planes de venganza testamentarios que incluyan la destrucción de Alemania gracias a sabias interacciones con China y Rusia? Hm. De qué modo su muy peculiar lógica pudiese desarrollar elementos destructivos que escapasen a todos los controles porque la lógica es desconocida, sino casi única? No que Sask sea una mayoría ahí donde está: la capacidad de mantener un caracter propio atravesando los barrizales del inconsciente para llegar a la otra punta del mundo, implica la capacidad de aprensión intuitiva de masas psíquicas nacionales por lo que se pueden gestionar al entender de quien las conoce.

Yo me quedo mirando la racionalidad inherente o, sobre todo, faltante, de esas masas psíquicas. Sask condensa el control sobre ellas a partir de un constructo amalgamado de muy compleja composición. Como soy formalista de por esencia suelo rendirme a proyectos que parecen de cualquier modo querer imponerse se haga lo que se haga. Yo no le debo nada a Alemania, le digo calladamente, si necesitases de algún hipócrita aliado, aqui estamos a su servicio. Sin embargo, hay alto riesgo de fusión por alguna razón extraña que por mucha lira que toque por las tardes, puede causar una seria irritación en mi aliado y terminar todo en una espantosa batalla campal.

Es cierto que ya veía cientos de miles de caballeros y sus monturas atravesar las estepas de Mongolia acabando Alemania en un baño de sangre, y todo ello con alta resignación como quien sabe que de todas las maneras no se puede hacer nada por lo que lógicamente, me refugio en Grecia que, se dijese, parece no ser el objetivo final del Sask. Es cierto que Europa ‘prevee’ de modo muy planificado, una guerra en los Balcanes, pero precisamente, eso no sería nada más que trompetazo para que lleguen los chinos (digo yo siempre para simplificar las cosas aunque puede que poco chino hubiese finalmente en el ejército) y en el fondo, no es nada más, como siempre, diría yo, que el reflejo encauzado de tormentas mucho más profundas que mueven torbellinos mucho más poderosos. Europa no me preocupa nada más que por eso: que sea lo suficientemente idiota como para suscitar guerra en los Balcanes.

No me gustan los baños de sangre, le digo al Sask, un tiempo, o dos se otorguen para saber quién tiene la culpa de qué y, sí, bajo qué árbol yaciste con la virgen, pregunta Daniel a los jueces, que mucha falsa acusación prolifera. Hay que distraer al Herr Sask con la excusa de establecer justos criterios de juicio y alego ley internacional. No, si no digo que no te vengues, es que te vengues justamente no sea que luego te recaiga.

Ya antes de encontrar a Sask, sé dónde está Tula. Y en el fondo muy en el fondo sé que si Tula rompe su alianza con Sask que consiste en una paralela venganza por la montaña que les han robado, Sask perderá la mayor parte de las masas psíquicas de apoyo.

Si quieres guerra, Herr Sask, pon tus ejércitos en frente de otros ejércitos porque la furia ciega irracional no hace guerras. No, si estoy de acuerdo, algo anda mal y lo peor de todo es que no se han elucidado las cuestiones lo suficiente. Igual morirán si no lo hacen, my dear friend, por qué bañases tus manos en sangre? Con lo bonita que es la montaña, ahí, reluciendo contra el sol.

Para metafísicas estamos. O para psicologías. No se te olviden nunca tus proyectos personales porque si todo sale mal, al menos tendrás eso de lo que agarrarte.

No tienes razón, Sask, aunque tengas toda la razón del mundo.

Desde 1993, dos proyectos fundamentales son cubiertos por el plan de escribir un libro de contenido aun desconocido. Por un lado, convencer a Tula de desistir de sus planes propios, lo que se consigue sobre 1995. Por otro, inventar un ‘device’ (lo llamaba, un mecanismo) que empuje a Sask a esferas de razón. La lógica que usa está ‘cerrada’: por mucho que pretendiese en un momento u otro a cambiar de planes, su inconsciente seguirá su ruta con matemática precisión. Hay que ‘romper’ la lógica. Y para eso, hay que conocerla.

Al mismo tiempo se abren rutas hacia China y otras tantas hacia Rusia. Mis ejércitos son espantosamente elitistas: unos cuantos dejados por nada que tienen una inmensa capacidad para absorber información y ordenarla en campos inteligibles generales. Llegarán al Pakistán, pasando por Turquía. Invaden Africa. Mientras Sask se mueve en esferas oficiales, mis caminos tienden a pararse en los barrios marginales, los bajos mundos, entra en ejércitos, da vueltas por áreas culturales. ‘Nosotros’ estamos haciendo un lingotito corsario.

Nada más espantoso para Sask. Que se puedan dedicar masas psíquicas ingentes a pasarlo bien desviando la atención de la explosión de furia que siguiese.

‘Nosotros’ hablamos griego. Sacando raíces de raíces ya quemadas, la realidad es traducida a términos mitológicos en líneas bajas o psicopáticas. Un campo de acción invisible y extremadamente eficaz: justo cuando iba a firmar la condena de muerte, tuvo un accidente de tráfico. El otro pasó la noche en brazos de su Dulcinea y no pudo despertarse al día siguiente. A Tula le parece mucho más fascinante que las guerras que finalmente se presentan de modo altamente desagradables: consigue otro aliado, Heleni, que aumenta el campo de acción hasta Alemania.

La idea es muy sencilla: la razón prevalece sobre la sinrazón. La razón se mide por parámetros de entendimiento o afectivos. Los de entendimiento están bloqueados, quedan los afectivos. Se puede decir entonces que la razón corresponde a ciertos actos y como estamos en terrenos afectivos, sexuales por necesidad, de los que uno son ‘correctos’ en cuanto al ‘kairos’, o su temporalidad de aparición, es decir, que son exactamente los que tienen que ser en su momento, y otros son ‘correctores’, corresponden a la corrección de un error lógico que vehicula irracionalidad.  De tal suerte que se puede decir que el establecimiento de pautas rígidas de comportamiento sexual mantiene al menos la razón y además permite la evaluación de lógicas irracionales a las que se opone un ‘corrector’ del mismo orden, es decir, sexual, que choca con el entendimiento y obliga al individuo a agarrarse de pautas de razón.

Extremadamente efectivo en el área en cuestión, bloquea en muy pocos años la irracionalidad derivada de ciertos grupúsculos paramilitares en Serbia (Arkan) y deshace al menos un grupo terrorista (17 Nov) al tiempo que empuja a la nada otros tantos (PKK y UCK). Desde ese ángulo es obvio que el trabajo preliminar en líneas bajas es la base sobre la que se apoya la efectividad de otras medidas de orden político, estratégico militar, etc.

La nueva orientación final hunde muy pronto la economía turca (1994), ya que pareciese que el nuevo juego es mucho más divertido que los valores ficticios de la bolsa. Sigue Korea. Se hunde la bolsa griega (1999). Aunque muy impreciso es su relación, es índice bastante claro de las áreas que terminan por ser afectadas por las nuevas realidades mitológicas. El presidente griego es invitado a Kazakhstan y se hacen otras alianzas.

Tanto esfuerzo que resulta ser muy contagioso de modo un tanto imprevisto  según se va avanzando en los descubrimientos de lógicas de interacción eficaces, tiene por finalidad única la de agarrar (decíamos), las líneas bajas de Sask.

Yo insisto en que los parámetros que determinan la culpa son muy inciertos y haciendo un inmenso esfuerzo aclaro al mismo tiempo los tipos psíquicos germano/francos con apoyo en España e Inglaterra y concluyo que lo que está al origen de las masacres de la segunda guerra es una interacción entre un tipo francés y otro alemán, y que la causa primera está en Francia (formalismo estético que le da la voluntad subjetiva al formalismo germano). Lo que ata con el otro litigio abierto, de orden muy difuso, y que tiene que ver con ciertos acontecimientos del camino de Jerusalén que despiertan una animosidad muy ancestral hacia el tipo GL. No lo decía yo? Lo que causa rechazo fundamental cuando se considera en razón y no es capricho, tiene su razón de ser que a veces se pierde en el tiempo y hacer como si no existiese es perder campo de libertad en el alma. La muy hebrea decisión de retomar la venganza sobre los sucesos cuando tuviese un poco de tiempo, hebrea en cuanto a la ley pero muy goda en cuanto a la mala uva suyacente, termina por casarse con las conclusiones de orden más intelectual concerniendo las investigaciones sobre la segunda guerra: lo que es GL es el formalismo estético que de nuevo intenta someterse el formalismo alemán a sus propósitos fallando en ello gracias a los esquemas de la metafísica en los que estoy trabajando.

Deshago mi hipócrita alianza a distancia con Sask. No levantaré mano contra Alemania, le digo, por mucha manía que le tenga. No veo causa primordial que es lo que justifica las guerras. La división de los caminos mantiene una tensión hacia Alemania que no me es antipática con fuerza mucho menor debido al desistimiento de Tula de parte de Sask, y un oscuro plan muy inconsciente que pretende poder asestarle un golpe mortal al formalismo estético en Francia por mi parte.

Natasha llega sobre el año 2000. Que llega implica que gracias a los emisarios que van a y vienen de Rusia, se ha conseguido sintetizar el tipo psíquico de la misma. Vital. La casi imposibilidad de ‘leer’ las líneas bajas de Sask parece poder resolverse si se considera el problema desde un ángulo puramente temporal horizontal (esquema base de Natasha).

Todo se reduce a un evento que ha tenido lugar en 1994, durante el segundo viaje a Jerusalén. Aunque en la percepción directa de los sucesos aparte de vislumbrarse claramente la casi omnipresencia de Tula, las cosas no se digan así, es lo que aparece cuando se terminan por poner los esquemas en su sitio. Sask tiene esquemas de entendimiento que se hacen de un consumo de pólvora a los 12 o 13 sobre ‘algo’, que es el esquema fundamental preliminar que apenas entiendo. La estética, medio primordial de Tula para ordenar sus realidades, aunque para ella se haga en ‘historias’, en ‘representaciones temporales’ que hacen cuentos, me sirve a mi en mi modo particular para asociar lo que se ve a una coordenada lógica determinada que tiene rastros en otros eventos anteriores: Schizafon quiere decir ‘pólvora’.

Objeto de otro campo de estudios de amplia envergadura – no es de extrañar que estuviese cansada al final – es la traducción de la lógica material en términos de noción en interacción con lógicas materiales biológicas en su relación con las funciones del entendimiento y las disposiciones morales básicas. Natasha (que traduce todo a términos morales) dice en Tula (contando una historia en la realidad), que el efecto de la pólvora sobre las funciones del entendimiento corresponde al de un ‘adulterio incestual’ en parámetros morales. Algo como Herodes Antipa y su Dulcinea particular, Salomé.

Es decir, que si Natasha llega en 2000, aparece por un lado una disposición moral enferma (adulterio incestual que tiene como consecuencia la muerte de Juan), dice ella, y la consecuencia del efecto de una sustancia sobre el cerebro que termina por ordenar la realidad como tal dentro de parámetros de adulterio incestual.

La grave animosidad de Natasha hacia Sask, no existe en mi caso: presumo inocencia porque no corresponde a disposición moral aunque no le quita gravedad al asuno, sino que se la pone. La estructuración mental errónea y justificando toda suerte de desviaciones porque las cubre formalmente, parece ‘inocente’, lo que bloquea las defensas sociales hacia cierto tipo de comportamiento desviante.

Natasha dice ‘adulterio incestual’, y Helena, que viene de Tashkent (Rusia oriental) y habla griego también, presume que ‘el novio debe tener unos veinte años y ser francés’, lo que Heleni que es griega entiende como que ‘es muy joven y es ruso’, por lo que se solicita encarecidamente a Tula que construya una situación donde semejante emparejamiento sea posible. Pero Helena, que como es psiquiatra confunde todos los parámetros, autoriza la llegada de un francés de unos veinte años en líneas f de mm sobre mis alrededores, lo que solo tiene por consecuencia que se abre una autopista de entrada a Francia. Desde un punto de vista factual implica además que amplios territorios más allá de los Urales se han unido a nuestro tertulio, lo que pudiera calificarse de altamente positivo.

Lo que ha pasado mientras tanto y será la fuente de un sin número de desgracias porque es el único parámetro que no introduzco en mis cálculos, causa del derrape final en Francia e incluso en Ecuador, es que el Herr Sask era mucho más listo de lo que pensaba y finalmente, a pesar de todas mis precauciones, termina por encontrarme.

La construcción que se hace entre Schizafon y Telalim en 1994 es en realidad un ‘bumper’, una estructura que no solo revela cuales son las estructuras psíquicas suyacentes al monstruito sino que evita una fusión o colisión muy peligrosa. Se supone que la masa psíquica que pudiera producir una simbiosis externa entre el tipo Sask y el mío, se traslada por represión a otro lugar (Telalim), produciéndose una situación ficticia precisamente de ‘adulterio incestual’. Esta ‘realidad ficticia’ forma una noción de comunicación con el lugar emisor (Schizafon) a través de los canales de mala conciencia y el rechazo factual de la situación. El intento de entrar en relación de los polos concernidos se evita por medio de presión usando ese canal.

El Herr Sask, que no erróneamente tildaba yo de ‘muy alepudien’, intelectualiza ese extraño canal por medio de una copia de los esquemas de entendimiento que son míos: traduce la línea inconsciente a un esquema exterior. Usa canales de espionaje ilícitos. Un emisor de frecuencias que se introduce de por la misma lógica por la que funciona el mecanismo psicológico en mi contorno. Ese era el Sask, y en el fondo ni la pólvora cambiaría nada al hecho: de modo automático trasladaba todas las funciones psíquicas en ingeniosos mecanismos de toda índole que a mi me causaban más terror que otra cosa.

El estudio de las lógicas materiales ha hecho inmensos progresos. Ha pasado a las frecuencias de radio, de tv, electrónicas. Precisamente. A las frecuencias, y las del Sask andan por ahí al lado. Aunque no haya integrado el hecho en mis cálculos, poco a poco se establece una relación de profunda complicidad con unas frecuencias muy divertidas que, a mi entender, hablan demasiado. “No, Sask, es que cómo sigáis divulgando secretos de estado a voz tan alta, os avecina catástrofe en muy poco tiempo.’ (Las frecuencias son detectables por ciertas partes bajas del cerebro y pueden ‘leerse’ a partir de un lenguaje muy similar al que determina algunos lugares del inconsciente.)

El muy divertido Herodes Antipa, al que finalmente no encuentro mayor culpa tampoco, salvo la de su resuelta irresponsabilidad, lógicamente se ve acompañado muy pronto de la Salomé correspondiente. Aparece otro elemento, causa de profunda preocupación, la llamada Federman en líneas de Salomé relacionada con alguien llamado Salif, en Siria. Tilt de alta traición, le digo al Sask, y la culpa es tuya.

Sigo sin entender muy bien por qué parámetros se rige el mundo exterior y sigo sin tener las coordenadas fundamentales de entendimiento de Sask.

Aparece otro joven de unos 20 años (van tres), el llamado Golden Virginia, que se empareja según otras corrientes psiquiátricas con la Federman, pero que como tiene líneas reversas (de hebreo a griego), puede que se convierta en el asesino de Sask, al doblarse sobre el ruso que debiera aparecer también si viene Natasha.

En ese momento, contemplando con cierta desesperación el panorama, aparece una magnífica solución. La líneas Federman/Salif dan alta traición en parajes hebreos, pero las líneas Salif/Golden Virginia en líneas de muerte, construyen una Djihad personalizada en Francia. Salif morirá casi al mismo tiempo que Golden Virginia. Federman me interesa un pepino porque sin Salif ya no hay alta traición por lo que como mucho, aterrizará en una prisión de alta seguridad al fallar su apoyo en líneas.

Los dos ‘fantasmas’ (las lógicas de ambos en líneas de muerte), formarán parte de mi bagaje personal al salir de Israel en 2003.

Natasha ha venido. Hasta trajo al ‘novio’ de Sask, y ambos dos cojidos de la mano, pasan justo delante mío. Aquel día. Perfect, digo. Saltan las líneas bajas del Herr Sask, que malamente asocio a mis divertidas frecuencias que tanta compañía me hicieran en Grecia durante tantos años. (No, no hay ninguna perversión: aunque yo decía que Sask era un marica, y Tula que era un muchacho, Sask finalmente resultó ser una mujer por lo que semejante emparejamiento ni tan siquiera perturbaba los esquemas mentales de Helena). Estaba casada, cierto, pero ella decía que estaba divorciada aunque en el fondo solo estaba separada, y eso tendría sus consecuencias también.

Heleni tenía razón. No era francés el novio (modo de decir marica también, líneas m de mm), sino ruso. El hermano de Natasha en líneas psíquicas da adulterio incestual por edad, en una simbiosis interna en la que Natasha hiciese parte del amplio harén inconsciente del Herr Sask. Y guarda la apariencias. Bravo, Natasha. Le dije.

Natasha se volvió a ir, a mi gran tristeza, pero las cosas eran así: Natasha nunca hablaba con fantasmas y yo tenía dos a cargo en ese mismo momento. Había prometido que algún día me enseñaría el ruso.

En el fondo, el asunto hebreo estaba resuelto. En lo que me concernía. Si no consiguía empero racionalizar los esquemas suyacentes de entendimiento de Sask, podía que Sask terminase por tirarse a un barranco porque todos sus planes se habrían ido al traste y solo vería una oscura planicie desértica delante suyo.

La estructura por la que entro en Francia es de subordinación psicopática virtual (Sask, que traduce en términos exteriores lo que es del psiquismo, me ordena que haga algo – cuando sería lo último que probablemente hubiese hecho): la subordinación psicopática es acompañada de una concretización del objetivo a través de una noción que son las frecuencias pih, lo que es posible en coordenadas de Djihad a través de Golden Virginia/Salif. Tengo que traducir el modo por el que yo he eliminado la influencia del esteticismo formal a niveles psíquicos en una interacción concreta electrónica que destruya las frecuencias pih.

Nada más fácil: he conquistado Jerusalén. Sask ha caído en los brazos del apuesto y apolíneo novio que le hemos encontrado con tanto esfuerzo internacional. Francia abre sus puertas al caballo de Troya más destructivo de la historia. Lo que pasó entonces se describe en lo que terminé por entender en ‘The Seahorse’ y siguientes.

Dónde está mi error de cálculo? En que Sask era más lista de lo que yo creía y se produce una total fusión de líneas a través de la interacción con las frecuencias electrónicas. La superposición de realidades que no me esperaba y que se produce en Jerusalén en 2003 está al origen de una confusión en cuanto al suceso que merma un tanto mi resuelta decisión. Ese espacio en blanco dificulta mi salida de Francia y me borra la memoria.

En ese momento se produce un traslado a niveles de la realidad. Mi inconsciente sigue buscando las estructuras de entendimiento de Sask, hay un juicio de por medio, una guerra que iba a tener lugar en algún sitio, algo que afectaba a la economía universal, un suceso incomprensible con graves consecuencias: mi tipo psíquico recae sobre el de Sask que es el que ‘gobernaba’ al mini psicópata artificial que yo era. Tipo en mm, no muy concretizado por imagen en mf, significa: la realización de las hipótesis en su concreta visibilidad.

Así salgo: mis fantasmas se concretizan en dos lógicas a tenencia supuestamente amorosa, que son las líneas por donde los tenía agarrados.

Esto es muy grave. Mucho fantasma hay suelto por todas partes. Pienso en algún momento.

Una lógica invisible que permite rehuir las consecuencias que tuviera el inesperado suceso francés. Espera. Sask debe estar que arde y es más fuerte que los franceses. Poca gracia le hiciera tanto esfuerzo universal por arreglar los asuntos afectivos.

Pero, qué narices pasó? Ni entiendo lo que dice la gente, hablan un idioma muy raro que no tiene nada que ver con lo que yo entiendo. No. No impondré criterios, cada cual habla en su tierra como bien le parece. Pero, de qué estarán hablando?

Aprenderemos lo de la amalgama de imagen, ya que estamos. Tantos años pasados por lo menos resultan en una noción muy clara del compuesto que hay que componerse. Y yo, quién soy? Para hacer el compuesto, quiero decir.

Lo bueno del Ecuador es que no te impone leyes en si, sino modos de proceder y hay que hacer una cosa y luego otra. Para alguien que no entiende nada es lo mejor imaginable: haces una cosa y luego otra, porque el hacer se concretiza espacio temporalmente en algo que hay que hacer independientemente de lo que alguien entienda.

Ves. Ines de la Fressange aparece primero. Luego necesariamente tengo que concretizar todo en unas oficinas y después, sí, después me acordé de que quizá el Herr Sask aun me esté buscando.

Ileana Viteri había dicho antes que ‘había una bicicleta dando vueltas por King David, y que había que eliminar al pescado’, afirmación muy perentoria que me pareció lo suficientemente interesante como para investigar más de cerca el asunto. Claro que tanto las bicicletas como los pescados se presentan de modo recurrente desde que llegué. Lo primero que me dijeron que hiciese antes de llegar fue de enviar un CV a una fábrica de pescados. Al final, hice una página a un ciclista mientras el presidente montaba en bicicleta en ‘en corto’, causando vivas reacciones generales. Luego tiraban piedras y eso tenía que ver con las minas.

Esta gente habla griego en español, y eso, eso puede que nos avanze mucho en nuestras cuestiones.

Entonces? En clave m de mm hacia f de mm, en Sask, entonces V es Natasha y eso, sí, son las frecuencias del Sask que tanta risa me causaban en Grecia. Mientras no se junten con el Sask, todo va bien.

Pura suerte, dices.

Líneas en f de mm: Protopsaltis, Fressange, Sask, Viteri, Plisetskaya, Vodianova, Osipova y alguna más que quizá recuerde

Anuncios

Read Full Post »

Y se hicieron las cosas de tal suerte a que aquellos, aun perteneciendo al cuento, correspondiesen de algún modo a alguna realidad, por eso de no permitir que fueran ilusiones o fantasías las que poblasen la narración.

Pues aun sabiendo lo que era, razón era de admitir que pocas gentes entienden en nuestros días de qué modo se establecen pruebas tan fehacientes por muy ancestrales medios, por lo que se hizo de necesidad el traducir los métodos aquellos en términos más contemporáneos, para lo que se eligió la electrónica.

Era o no era la reina de Sabah aquella que tuvimos a bien encontrar en el Pakistán, o alguna lejana descendiente, o quien por razón de cualidad mereciese semejante título? O el nombre que tuviese, pues bien cierto es que ‘sabah’ no quiere decir sino mañana, es decir, ‘oriente’, y pues es ‘reina de oriente’ alguien cuyo nombre, como ya se explicitó, suele resultar muy difícil de entender a nuestros occidentales oídos.

Digamos primero cómo se hacían estas pruebas en aquellos tiempos: Tú a mi me hablas de algo. El tú hacia mi establece una relación. De alguien que es quién es a mi que soy quién soy. Dentro de esta relación deja lo que oigo algo más que palabras en la memoria: pues los sobrentendidos dejan como haces de luz, que cuentan más historias de las que realmente se dicen.

Si yo convierto el conjunto de la noción tal y como aparece a mi mente en un camino, podría decir que me encuentro con quien es en su momento si no me confundo. Algo son las nociones y otra cosa son los caminos: si la noción nace de lo que me dices, el camino surje de la relación que hay entre tú y yo cuando me hablas. Si no mientes, el mismo modo por el que me hablas, hace surgir el camino que lleva hacia la materialización de la noción en alguien, si es lo que buscamos.

Si se queda mi mente atenta a lo parece nacer del conjunto, sabré a dónde y cuando tengo que ir cuando llegue el momento.

Lo que sucede entonces no es nada más que una construcción en la realidad que lleva las marcas de aquello que se estaba discutiendo en su momento.

Así ha sido siempre y las almas saben de lo que hablan.

Así se encontraron muchas cosas que lindaban con la maravilla y lo imposible en aquellos tiempos y se llegaba a acuerdos por medio de intermediarios que surgían prácticamente de la nada.

Habría que admitir que prácticamente ya no había caminos que se hicieran de la suerte, salvo en la memoria muy difusa de algunos.

Yo digo que es verdad, porque lo creo  y sé a mi modo, que alguien que nosotros reconoceríamos como correspondiendo a quien llamamos reina de Sabah en su descendencia, se presentó sin dudar un segundo de los derechos que hacía prevalecer en Pakistán, en 1998.

Más no hay modo de dar prueba de lo que mantengo.

Digamos entonces que hacemos lo mismo, pero trasladamos la prueba a otros niveles, que sea posible seguir los pasos y los procesos y resulte evidente al menos para algunos, y ponemos como objetivo a una persona que no conocemos tampoco, que debería ser difícil de encontrar y que sin embargo dejará algo en algún lado que hará posible que se pueda reconocer que es la misma que fijamos de algún modo anteriormente.

Traslado 1: hacemos un dibujo o imagen con nuestra noción, que no es nada más que una derivación a partir de situaciones generales, ahora, en 2003, que alguien la pueda ver o que de modo claro se reconozca que proviene de entonces y no ha sido construida más tarde y lleve algo que ligue a otra cosa de lo que se pretende se encontrará más tarde.

no

determination of notion in specific finality, in lines two birds (union) transfer to electronic coordinates (8 – union, positive, am), with presumption in void for all lines in ff//mf//mm, with name in exchange for ‘stories’ (ti lene; Greek: what do they say), through coded Sask, for su (Turkish: water), in its meaning, in 10 (for whoever), and this in myself to obtain a proof (seal // in red – not determining by itself as such: Rotschild): August 2003

Traslado 2: pasamos al nivel electrónico y suponemos que la noción derivada de nuestra imagen, construye pequeñas historias, anécdotas diversas, algunas más verdaderas, quizá, y otras más falsas, y que todo ello termina por forjar en las mentes de la gente un ‘personaje’, alguien a quien se relaciona todo ello, en posibles  variantes, pues puede ser que haya otras personas que tengan características similares.

El ‘rebote’, es decir el modo en que la ‘imaginación’ de la gente afecta la noción construye nuevas historias e incluso esquematiza lógicas de interacción generales.

El ‘personaje’ cambia de lugar: estando asociado a estas historias en un principio, es asociado a nuevas que a su vez afectan la imaginación de las gentes y asi sucesivamente hasta que un día accidentalmente, trabajando en algo que a su vez no hace nada más que resultar del ámbito que se está creando alrededor del personaje en lo que te afecta, encuentras una foto de la misma en una página de Tae Kwon Do en Corea (diciembre 2007), que lleva su nombre, nombre que con una sola falta y en un sistema recordando al de la sopa de letras, es el mismo que tenías fijado en la noción primera, con el nombre código y otras referencias especificando la finalidad de la búsqueda.

co

Picture of September 27th, 2003 found December 2007

Que no es nada fácil obtener esos resultados se refleja en la extensión de la prueba tal y como se presenta en www.paramana.wordpress.com (Firework in Amaretto, parte 4 de ‘I’m Jerusalem’), que, aunque se aligere para no volver insufrible el proceso, se extiende sobre más de 1000 páginas, fijando a su vez el tipo psíquico en interacción que permite obtener tan sorprendentes resultados. Queriendo decir, que en la relación del otro a ti está el camino por el que lo encuentras, y que esta relación se determina de algún modo, y que dentro de la finalidad que tienes establecida, se produce la sucesión de historias tal y como se van generando por el camino.

No es lo mismo buscar a alguien que se diga de ‘Yo soy Jerusalén’ dentro de un esquema general fijado por nociones transmitidas por el antiguo testamento, dentro de la relación de la reina de Sabah a Salomón porque se presume que hay litigio, que demostrar a la inversa que hasta el hecho de querer a alguien se fija en parámetros similares y que sin ‘este camino’, no vale lo que se fije humanamente de otros modos, que fue lo que incitó a la segunda prueba.

Es decir, que cada cosa tiene su sentido propio y no se puede sacar de él para entender lo que sucede.

No que impongas conclusiones: es siempre posible alegar cierto tipo de ‘estafa’ dentro de lo que se presenta, pues hay quien dijera que yo sabía a quién andaba buscando y que había mutuo acuerdo para conseguir lo que se buscaba en el tiempo. Yo mantengo empero que:

1. el mismo proceso conlleva elementos que vuelven imposible semejante pensamiento para quienes fijen su atención en la lógica del proceso y que no hay evidencia que no surja si no es detectando la lógica de interacción suyacente

2. que lógicamente, no hay prueba que valga sino para quien derive de ella evidencia subjetiva y que nos parece que, si se tiene en cuenta lo anterior y para quienes acepten la segunda prueba, pues más visible a humanos ojos, debería resultar la evidencia de la primera, obtenida por medios más antiguos, clásicos e intuitivos simplemente basándose en lo que yo digo, a saber, que la primera y la segunda prueba fueron obtenidas del mismo modo.

Yo de ese modo sé, y es obvio que de ese modo se saben muchas cosas que pudiendo servir para determinar nuestro propio comportamiento dentro de la conciencia de lo que se sabe, no sirve para demostrar ni determinar el comportamiento de otros a no ser que se rindan a la evidencia pues ya teniendo elemntos propios permitiendo juzgar de ese modo, y simplemente necesitando de una visión general que ordene el todo.

Asi pues, podemos volver a nuestra conversación con la señora fiscal: por qué si v pues v = v o f pues v = f, se invalida todo lo que decimos y en el campo contrario, donde f pues v = v, es verdad todo lo que mantenemos?

El modo por el que yo valido no es ‘v’ (verdad) porque concierne solo una realidad subjectiva. Que yo encuentre a la reina de Sabah no es verdad dentro de lo que lógicamente se entiende por verdad, y es falso, en el sentido en que no es verdad. Aun chocando con la realidad empírica donde es posible que hasta Irit Gazit reconozca la verdad intrínseca de lo que alegamos y nos dé un símbolo que reconoce, en verdad, es decir: f (mi modo de encontrar) pues v (lo que pone Gazit entre ella y yo), en mi sistema lógica resulta en f (inválido de por si) y en Francia que mantiene que f pues v = v, todo lo que digo es verdad, incluso el cuento.

Hoy, es todo lo que sé: dos bloques lógicos de los cuales yo acepto uno, y otro que no acepto que tiene validez en otros lugares. Para mi dentro de lo que yo reconozco como transmitiendo verdad, lo que digo yo, no es válido.

Ahora, se puede pensar que exista otra lógica en la que incluso lo que parece falso sea verdad, y se imponga además de perentorias maneras, pues también podemos decir que hay obvio error en la lógica que negamos? Si hay alguien que demuestre que nuestra lógica es insuficiente, puede que sea verdad lo que avanzamos, de alguna manera.

Y solo lo dice el quichua: que f en A más v en B, pues v en A y B = v, si y solo si, una interacción esencial une A a B a través de algo que se encuentra en f y v.

Es decir: A y B son dominios de la realidad. A es un dominio empírico y B es un dominio psíquico, digamos. Lo que es falso en A, puede ser verdad en B, y si algo resulta de lo que es f en A pero v en B, en A (realidad empírica) que lleva la marca de la unión entre una realidad y la otra por esencia o accidente esencial (mano de fátima, por ejemplo), se puede decir que el todo es verdad.

En Ecuador, lo que yo digo, es verdad.

Ahora, señora fiscal, ya que hemos llevado el asunto tan lejos: se puede demostrar que la lógica 1 es falsa y rige la 2? Se puede. Consiguientemente, se puede demostrar que la lógica 2 es insuficiente y rige la 3? Se puede. Si yo hoy cedo a mi propia evidencia según la cual lo que digo no puede ser verdad, si yo me dejo convencer de que rige la lógica 3, entonces cambio de parecer.

La estoy induciendo en error? Solo si supiese que la lógica 3 rige, lo que no es el caso en este momento aunque lo intuya.

Si alguien induce en error a la señora fiscal, basándose en que yo digo que ‘me van a meter en la cárcel por inducir en error a la señora fiscal’, sin que yo haya inducido en error a nadie, entonces, hemos encontrado al asesino de Hannah.

Mire: Yo digo ‘yo soy culpable’ pero es mentira. Usted me mete en la cárcel porque confieso, aunque no haya consistencia. Es decir, usted se mueve en un esquema lógico que dice: f (lo que es) pues v (mi confesión) = v. Lo que digo es prueba suficiente para encerrarme en una mazmorra. Según yo eso es imposible: solo si he hecho lo que he hecho, mi confesión o las pruebas son fehacientes (v pues v = v)

Qué pasa si yo mantengo v pues v = v y hay quien dice que la única verdad es f pues v = v? Yo pierdo siempre. O sea que digo: en A f pues v = v, es convicción personal v pues v = v.

Si alguien dice que es f de f pues v = v, está imponiendo la evidencia y eso corresponde a un asesinato. Si x mantiene pruebas falsas dentro del esquema según el que solo rige f pues v = v, acaba de matar a Hannah. Dónde se esconderá? Donde parezca que el cuento prevalece sobre la realidad. En f en A y v en B pues v en A y B = v. Ahí donde hasta mi cuento se hace verdad.

Es prueba suficiente de que alguien mató a Hannah? Aqui lo es, allá, no.

Quién es Hannah? Sin A y/o B, es v solo y solamente, v pues v = v en es f pues v = f. Y pues “es culpable porque lo dice”.

Conclusión: si es verdad que f en A y v en B pues v en A y B = v, ríndase a la evidencia. Es verdad lo que digo.

Read Full Post »

escudo-4

Escudo:  “Yo soy Jerusalén”

laberinto-peq

Señales del laberinto llevando a las oficinas de la Reina de Sabah, sin indicación sobre significado, de las cuales una dice ‘girar a la derecha’, la otra, ‘seguir hacia adelante’ y la otra’ girar a la izquierda’, desde diversos puntos de la ciudad, en estampado esmaltado o metálico sobre los muros de algunos lugares

Read Full Post »

office-4-peq

guardia-2-peq

Y aconteció por aquellos días que tuvo Jerusalén que admitir su derrota. Aunque nunca lo hiciera a voz alta.

Y ello tras haber sucedido lo siguiente: que estando en peregrinaje hacia Jerusalén en 1992 se presenciara y atestiguase que voces proviniendo de Francia, pretendiesen a títulos dando mando sobre Jerusalén de algún modo basándose en la herencia que derivase del llamado último rey de Jerusalén, de nombre Baldwin, aunque no se supiese ya con certeza si de Francia o de Bélgica, y si los linajes ciertos. Que teniendo en cuenta el despropósito y sin saber qué hacer, pues pareciendo como si a partir de ello pudiese incluso encontrarse explicación al constante estado de guerra de los territorios implicados, se pidió ayuda que proveyese la coherencia suficiente a hechos del pasado que, aunque olvidados en gran parte, seguían afectando la realidad histórica.

Y fue un poco más tarde que vinieron de muy lejos dos enviados, que se dijeron del Pakistán, dando larga y tendida explicación sobre el hecho de que si no Jerusalén, sí era el título del que Baldwin se quería hacer prevalecer, a saber ‘Yo soy Jerusalén’, propiedad de alguien cuyo nombre extremadamente complicado en sencillas vocales y consonantes dijimos ‘reina de Sabah’ por ser personaje conocido de nuestra propia historia.

Y se estudió el asunto. Alegan aquellos que era antaño reino de mujeres que se representaban en personas sobre ciudades y que costumbre quedó en Oriente de simbolizar las ciudades con una mujer. Que solo aquellas que debidamente decían el nombre de la ciudad obtenían el título correspondiente, pues no por el título sino por la sabiduría que contenía. Que no se atribuían soberanía territorial sino solo la gestión de poblaciones allegadas que se encontrasen en aquel lugar u otros y que de modo pérfido y alevoso, quisieron quienes no podían reclamarse del nombre, hacerse partícipes de los bienes derivados a través de la apropiación del título.

Derivando de ello una guerra de más de mil años.

Se consideró: que de hecho parecía costumbre oriental el decir el nombre de una ciudad por una mujer que representase, y que incluso el pintor Naranjo había querido representar a Farah Diba con Teherán al fondo transparentada, como apoyándose en esas antiguas tradiciones. Que no era costumbre occidental el decirse de títulos no territoriales, pues estos normalmente conllevando la gestión de tierras y sus poblaciones. Que de hecho ‘Yo soy Jerusalén’ incluso por tradición occidental, hacia referencia a un territorio espiritual, por lo que en si y de por si, podía sospecharse que la reclamación venida del Pakistán se ajustaba de algún modo a la realidad, puesto que ellos en ese momento reclamando y no otros.

Y se dijo: que si era cierto, se presentase una persona en concreto que representase la reclamación en su momento y tras haber dado lugar a las correspondientes preparaciones y ello, con mucho disimulo.

Que estimando que pudiese ser correcto, yo me decía representar la reclamación de los mismos lanzando duelo a Jerusalén, y que se defendiese debidamente. Del modo siguiente: que si simbólicamente y dentro de todas las dificultades que la empresa parecía conllevar, conseguía volver otras dos veces más a Jerusalén, completando asi una conquista por mar, por tierra y por aire, y reclamar dentro de los 5 años que siguiesen la última visita el título para mi en nombre de quien fuese, podía decirse legítima la reclamación asi venida a nuestro conocimiento, y se reclamaría de los judíos tributo de 2 shekel por persona y al año por no haberse informado debidamente en su momento, y ello dentro de la posibilidad de abrir representación simbólica del Pakistán en los lugares que sirviese de ilustración para los tiempos de como las reclamaciones perdidas en el tiempo, persisten y subsiten y deben ser adecuadamente tratadas.

Y una oficina cuya misión se aclaró ahi mismo, como se verá seguidamente.

Que, si era cierta la reclamación tal y como había sido entendida y aceptaba el Pakistán la representación tal y como se proponía, dando tiempo a que todo debidamente se arreglase, se concertaría encuentro con quien representaba antes de la realización del tercer viaje, pues este anulándose de por si, si no se personificaba la reclamación. Que, dado que todo terminaría por hacerse sin mediar más palabra, en 1998, no pudiesen decir luego los judíos que no se hubiesen debidamente enterado por los mismos medios.

Y ello sin haberse oficializado el duelo por mi parte, pues no pudiéndose ya que hubiese tenido excesivas implicaciones.

Que sabiendo por qué medios se obtenía justicia en asuntos relegados en el tiempo y eso aun implicando el peligro que implicase e incluso pudiendo costar la vida a quien en falso reclamase, o quien defendiese la falsa reclamación, pudiesen obtenerse a su vez medios para poner fin a la falsa reclamación proviniendo de Francia y aceptando que los cambios de territorios se operan por medio de la sangre vertida, y ello asi habiendo sucedido con anterioridad en litigio con Inglaterra quien antes dispusiera de los dichos territorios, se aceptase de modo definitivo la soberanía de quien de ese modo la hubiese adquirido sobre las tierras en cuestión, dejando a quien se llamase reina de Sabah, el derecho de su título con su representación en Jerusalén.

Y sabíamos que independientemente de la aceptación que ello tuviera dentro de nuestro mundo, por ser de ley ancestral regiría y conllevaría la vergonzosa derrota de todo aquel que hubiese querido en falso reclamar para si lo que no era suyo.

Y se hizo y se publicó el bando correspondiente tal y como había sido concertado antes de la terminación de los cinco años que siguieran al fin del tercer viaje en julio de 2008.

Y se relató la historia entera para que no hubiese duda alguna.

Por lo que se determina que es de quien en su propio nombre se dio a entender en visita al Pakistán en 1998 el título ‘Yo soy Jerusalén’ y en lo que implica, siendo de la obligación de los judíos de pagar tributo de 2 shekel por persona al año por no haber cedido a tan gran evidencia en su momento y haberse resistido a la reclamación.

Y se niega todo derecho sobre las tierras en cuestión a Francia y quien con ella.

Y asi se hiciese justicia, decretaron los cielos.

De tal suerte que se estimó adecuado el proceder del modo siguiente:

que se abriera la oficina correspondiente en Jerusalén, anexo de los apartamentos de la reina, constando de dos lugares, y con una puerta de entrada guardada por dos guardias, vestidos tal y como se describe arriba.

Que la reina viniese cuando le placiese y en si no tuviese más cosa que hacer sino la de adecuadamente representar lo que representaba.

Y en las oficinas, en una, una secretaria y en la segunda, yo, quien guardase los tesoros asi obtenidos y acumulados, con el siguiente fin: que quien de la tierra o de fuera, viniendo al lugar tras haberse instaurado un laberíntico modo de llegar, petición hiciese de algún deseo que no tuviese que ver ni con salud, ni negocio, ni propiedad, ni estudio, más solo algún extravagante placer que le fuese imposible obtener de otro modo y de alguna manera se acercase en su mente a lo que se entiende por maravilloso, aunque sujeto a humana y terrenal medida, cuya petición hiciese a la secretaria presente a veces y otras no, y que se estudiase y a alguna se accediese y a otras no, y que si nada correspondiese a lo que se estimase adecuado, se quedase el tributo para que comiesen helados, yo, la secretaria y la guardia, o algún bocadillo, si falta hiciera u otra cosa.

Del mismo modo se hiciera cargo de los gastos de la reina y su traslado y habitaciones.

Siendo las oficinas de sencilla naturaleza para reducir gastos y contando con un ventilador y una nevera, una cafetera y otros refrescos para que en ningún caso se hiciese el viaje en balde. Y una caja fuerte donde se guardasen los bienes acumulados.

Y se guardase nota de todas las transacciones operadas aunque no hubiese que dar cuenta a nadie de las mismas, permitiéndose incluso específicos enchufes y otras acciones no bien vistas en otros lugares y circunstancias.

Y otras tareas que cupiese por especificar.

Y había varias.

Pudiera la guardia acompañar a alguno. Y se publicarían en bando diversas acciones. Y otras.

Claramente se derivaba del planteamiento general y bien entendido que derivaría paz duradera de la realización de lo que antecede, sin que, y aun en derecho, quisiese imponerse el hecho pues no deriva la paz de la obligación sino del reconocimiento de la verdad intrínseca de lo que se avanza.

Dado que se pudiese decir que asi representadas estuviesen la religión musulmana en la reina y la cristiana en mi persona, recae el secretariado y la guardia sobre los judíos, para que de ellos saquen el debido provecho. Y el séquito para la reina y un lugar teniente para mi.

Y asi quedase arreglado el litigio para siempre, lo que está pues juzgado a su manera propia.

Y dijeron los judíos que aceptaban las condiciones pues derivándose de ello gran beneficio aunque en los susurros del alma, lo que hasta este día no se ha concretizado aunque a la espera de que se haga tal y como se estipuló, quedan a su disposición, en su nombre, de la reina,

SK, por quien se hizo posible

Read Full Post »