Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Questions/Preguntas’ Category

Sch like sh in shrimp. ‘Ie’ pronounces usually ‘i’, long, like in innovation, thus the second ‘e’ is pronounced, like ‘e’ in emerald. Considering specific pronounciation of vowels, pronounce: shri-e.

Anuncios

Read Full Post »

Se busca

… información

sello sobre mechero Dupont de 1942, con la inscripción STPAPOTTI debajo de un ángel con forma de gorgona

Read Full Post »

Hay que empezar por el principio, lógicamente.

Para empezar: may I know whether, significa exactamente, si ‘pudiese saber que …’ lo cual en ningún caso depende de la respuesta sino de la capacidad de digerir ciertas informaciones, de integrarlas dentro de una intuición subjetiva primera o de asumir que una respuesta pueda ser un instrumento adecuado para hacer avanzar un cuestionamiento propio.

I agapi, es una palabra griega de difícil interpretación, ya que los agapes se comen en España con cierta deleitación. Me parece. Se puede presumir, sin embargo, que corresponde a algo que se dijese amor o querer, porque se utiliza en contextos similares.

Gramática es el conjunto de leyes que rige la lengua desde el punto de vista de la estructuración de las frases o de los enunciados, que dijese otro. U otros. (Es genérico, para que no se ofenda nadie.) Ahora, como grammatica no hace alusión a ninguna palabra que se pueda encontrar en los idiomas anteriores, y otros, que la contuviesen, desconozco, pues aun en griego la gramática es gramatiki, y en inglés gramar, se pudiese asociar a un gramo, por derivación acústica, o a las letras, ya que grama, es una letra, en griego.

Cómo, pues, se pudiese asociar lo que se llamase, sin que se supiese aun lo que es, amor, a un gramo, una letra o quizá, un conjunto de leyes? Y asociar de modo esencial para que el ‘is’, que es ‘es’, le acuerde la asociación identificativa adecuada sin salirse de los campos semánticos correspondientes, lo uno a lo otro?

Si la letra está al origen de la gramática en el sentido de que a fuerza de decir letras a las letras, y dentro de las letras, encontrarse un conjunto de conocimientos relacionados, que se fijasen bajo el nombre de la gramática, entonces un gramo no tiene prácticamente nada que ver con lo anterior. Si el gramo pesa, la letra en ningún caso, o ciertas, solamente, puestas en cierto orden, sobre el ánimo de la gente. Con lo que la letra tiene en común con el gramo, que ambos pueden pesar pero en distintos dominios de la realidad, lo que diferencia reinos, que de algún modo se asociasen por un lado a una mujer, que del alma suele pesar bastante, y del otro, al hombre, que por medir, no solo mide en gramos, sino también en penosos centímetros.

Fuese eso asi, lo que lo es ciertamente, no puede concebirse dominio que en cierta relación no se encontrase con otro, no fuese nada más que porque de dominio en dominio, sin dominar, aunque jugando al dominó, de vez en cuando, en común tienen ambos el mismo nombre, como quien entiende un único cuerpo pero dos géneros distintos. Por lo que lo uno necesariamente se asocia a lo otro, y sin ir mucho más lejos. Hubiese un único cuerpo que en si comprendiese dos géneros, sin estricta gramática que los uniese? Por lo que aun con dos m, se encuentra más cerca del que ama, la gramática que la letra o el gramo, pues gramo, solo hay, y letra, aunque triste, también, pues quien concibiese el sentido de una letra a solas, lo que necesariamente, sin ofender a las siglas, pero para eso son siglas, implica que esta, si sola, triste, y siendo lo que ama, aunque solo en pensamiento, lo que de un modo particular y sin embargo certero, une a dos, siendo regla la gramática, necesariamente, más propia a unir a ambos, que son dos, que los anteriores.

De ese modo se puede concebir que yendo a solas y errando sin amor, una letra, por un lado, triste, y el gramo, por otro, en si pesado o con cierta solidez, a través de la gramática, que sola da sentido a la frase, que es interrogante que al obtener respuesta, aun precisa de la aceptación de un otro, se une de modo intrínseco y esencial al amor cuando ambos, su soledad dejando, en reglas coordenadas deciden darle un sentido propio a una palabra cuya realidad solo puede entenderse por la asociación del yo, a una gramática actuando dentro de un campo semántico individual, lo que forja un idioma que al otro da sentido y vice versa dentro del orden progresivo que se forja a través de los tiempos.

Lógicamente, si eros es un impulso erótico, y al tiempo, una pregunta (erotisi), no puede concebirse manjar de otro modo, que siendo la respuesta adecuada a una pregunta dentro de la coordinación regulada de la gramática. Asi definida, como arriba. Conclusión: no se comen medias lunas, si no se tiene hambre.

Claro que la cuestión se complica. Pues acaso no hay veces en las que comemos sin hambre o no comemos aun teniéndolo? Cabe entonces pensar que ‘agapi’ sea la medida exacta, por lo que pasamos al gramo, en el sentido de establecer la percepción intuitiva que relaciona lo que amamos en su expresión justa a su expresión más adecuada, porque aunque los haya que se ponen a comer, aunque sean palomitas, cuando se enamoran, algo relaciona con el hambre y otra cosa con el amor, pudiéndose estimar que a veces, los campos se confunden. Si es entonces amar agapi también aunque no necesariamente en su acepción erótica, podemos decir que lo santo en la medida exacta se encuentra de lo que evalúa la relación en su precisión aun considerando que a veces, los campos se confundan. Y ciertos desmanes, como si en si el amor entendiese que la justa medida se encuentra en los procesos y no solo en la realización puntual y fuese el punto de partida, al que inexorablemente se vuelve cuando los dados están echados con certeza, aquella convicción del ente que sabe que es imposible que desaparezca tal percepción y asi, girando, su comportamiento ordena para que sus actos tiendan hacia aquello que siendo, no ve, y asi vuelva, viéndolo de nuevo.

Lo que en cualquier caso precisa de mucha gramática para decirse. Y es amar, asi explayarse. Por lo que de modo ineluctable, lo uno a lo otro se relaciona en esencia. Que era la pregunta a la que asi amablemente respondemos, dejando rastro, de por tan galante comportarse, incluso dentro de la más absoluta indiferencia, de lo que de más altos dominios desciende.

Y eso sin hablar inglés.

Read Full Post »

Conclusión.

Na bgazeis (o) na bgaleis ena simperasma – sacar (temporal largo o corto; es decir, puntual o extendido en el tiempo) una conclusión

plural: simperasmata

Read Full Post »

Se pierde cuando se pierde la evidencia, no es solo cuestión de creérselo.

La inocencia es la inmediatez que nos liga a la evidencia. Dices una mentira y al cabo de un rato sientes un malestar que te hace admitir que la has dicho. Los mecanismos que velan la mentira para justificar su presencia se hacen de lógicas que nos apartan de la evidencia y consiguientemente hacen desaparecer la inocencia. Reposan generalmente sobre presunciones falsas como el pensamiento ‘yo no me confundo’. Si no te confundes, no puedes reconocer el error de una mentira. Para poder mantener que no te confundes tienes que aniquilar la conciencia de la evidencia que dice lo contrario. Y eso destruye la relación inmediata hacia la inocencia.

Ahora, supongo que la cuestión reposa sobre el por qué se presume que se pierde la inocencia a través del establecimiento de relaciones sexuales. Es un mito intencional y perverso que pretende poder someter el ente moral humano a su realidad sexual. El tipo de evidencia cambia cuando se pasa de la infancia a la adolescencia. La primera es subordinada y la segunda debiera ser responsable. Dentro de la primera se hace lo que nos dicen y dentro de la segunda debiera el ser humano asumir la realización de una realidad propia. Normalmente queremos pasar a una fase más desarrollada de nuestra extraña naturaleza sin asumir la responsabilidad que deriva de ello, como quien pretende poder seguir dentro de una inocente irresponsabilidad haciendo lo que te dicen y ello crea una distancia con respecto a la nueva realidad generada que a su vez nos aleja de la inocencia al no querer asumirla. Todo reside en aprender a decir las cosas por su nombre y asumir consiguientemente las responsabilidades …

Read Full Post »

grazie

Read Full Post »

You told me that (familiar) … or where …

mou, dative form of ‘I’, ego; eipes, second person singular past tense of legein, to say, very irregular verb; pou is a interrogative particle that means ‘where’, as in ‘pou eisai?’, where are you?, is used to introduce subclauses indicating a local specification, ‘pes mou pou eisai’, ‘tell me where you are’, but in familiar or popular context, the usual o’ti (that), can be substituted by ‘pou’, ‘mou leei pou den einai kala’, (he tells me that he isn’t well).

The irreglarity of legein can be best seen through the comparison of the present and past tense: leo/les/leei/leme/lete/lene (present) and eipa/eipes/eipe/eipame/eipate/eipan (past) etc.

Read Full Post »

Older Posts »