Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Segunda guerra mundial’ Category

 

Le dijo el señor Gaucher a mi padre aquel día: “Tengo dos mecheros. Un Dupont de oro y otro que ni es oro ni nada, pero que vale 10 veces más que el Dupont, porque solo hay uno en el mundo entero.” Según el señor Gaucher este mechero pertenecía a las milicias del SVL y se les dijo de destruirlos, asi como todo aquello que estuviese ligado de cerca o de lejos a aquellas. “Y él se guardó el suyo, claro,” dije yo. “Vaya seriedad de gente.” El regalo provendría de Churchill, dijo, lo que es muy posible, ya que está hecho por la Ronson, que a su vez fabricaba los lanzallamas de los tanques Churchill. “Pero lo más interesante de todo,” continuó aquel día, “es la cruz metálica. Antes era roja, roja de verdad, pero se le gastó el color con el tiempo. Y es la cruz de Alfonso XIII (de Santiago), aunque más corta para que no fuese la misma.”

“En ese caso,” le dije a mi padre, “toda la dificultad consistiría en demostar que realmente pertenecía a la milicia. Puesto que si solo hay uno, cómo supieses que realmente era de ahí y no de otro sitio?”

“Siempre me chafas todas las ilusiones.” “Las ilusiones no venden en las subastas,” dije. “Y además, qué ilusión te hiciese el mechero del vecino?”

Eso lo dijo mi padre aquel día. Un poco después del suceso de la sra Scoeux, cuando le dije que había que conseguir toda la documentación que estuviese ligada a la época y sobre todo, las agendas y las cartas. “Qué quieres, que se lo robe?” “No. Puedes hacer algo mucho mejor. Dile que tanto aprecias su amistad y su presencia que te gustaría guardar algún recuerdo suyo aun después de que muera y que no hay nada para recordar a un hombre que lo que ha marcado su historia, sus amistades, su periplo existencial, los números de teléfono a los que llamas cuando te desesperas.” “Y crees que lo hará?” “Todo el mundo espera siempre dinero de los demás. Puestos de trabajo, relaciones. Si le pides papeles puede que se sienta halagado, presienta que te interesas por su persona y haga un paquetito especial para ti.” “Y si muere en 20 años?” “Da igual. De todas las maneras tenemos que acumular muchos datos históricos mientras tanto.”

Por aquellos tiempos, todo el mundo hablaba mucho. Se sentía una febril agitación sacudiendo los recuerdos por un momento, como si de ello dependiese el futuro de la humanidad. Por aquellas épocas mi madre mencionó incluso a Desbrières, ‘un comunista muy simpático que trabajaba en BRIAM y que un día se murió.’ ‘Así, de repente?’ ‘Tuvo una discusión con Gaucher sobre política poco antes y dijo que no se podía restringir la libertad de expresión incluso en los lugares de trabajo. Y después murió.’ ‘Qué casualidad. Y qué hacía un comunista metido en semejante lugar?’ ‘Habían sido compañeros de estudios.’ ‘Ah.’

Por cierto, también salió a relucir lo de la hija secreta de Churchill, que se encargaría a partir de ese momento de los servicios de información de Gran Bretaña, aunque según el Castillo de la Mota era muy joven, a pesar de que dijeran que era muy inteligente.

Basta para reconstruir la historia? “A mi hay algo que no me cuadra. Acaso no dices que Gaucher era ministro de la propaganda? Y qué hacía metido en las milicias? Y encima matando a comunistas.” “Gaucher no mata comunistas.” “Ya ves que no. Los envenena como ratas y luego dice que le afectó el excesivo consumo de alcohol.” “Y tú cómo lo sabes?” “Yo sospecho nada más.” “Olvídalo. Gaucher nunca ha matado a nadie.” “Mucha inocencia tienes para evaluar las realidades. Pero bueno, supongamos que no mató a ningún comunista. Qué hace un ministro de la propaganda en las milicias? Estás seguro de que era ministro de la propaganda?” “Eso dice.” “Y tú te lo crees.” “No me va a mentir.” “No, claro. Cómo se le ocurriría semejante cosa.” “A lo mejor lo de las milicias fue antes de ser ministro.” “Es posible. Pero no me lo creo. Eso de la cruz de Alfonso XIII y Churchill y toda esa gente. Cuadra con 1940 o 1941, después del Armisticio. Qué interés tuviese Churchill en regalar mecheros a gentes que mantienen una posición muy ambigua en cuanto a los que está por suceder?” “Y después?” “También es verdad. Cual fuese el interés de regalar mecheros a las milicias?” “Les pueden haber encargado un trabajo.” “Antes de la guerra? Tienes razón. Esto es demasiado complicado. Pero tú bien harías en no fiarte tanto de cierta gente.” “No hablaré nunca más contigo si es para que me digas esas cosas.” “Bueno.” “Es que no se puede vivir en un mundo lleno de desconfianza.” “No. Es cierto. El problema es que si no desconfías un poco puede que acabes como el comunista aquel. Con perdón, pero sois de un tontos…” “Me puedes decir de qué comunista estás hablando?” “De uno que andaba por ahí.” “Te lo estás inventando todo.” “Es posible. Como tú lo de las milicias.”

Cuando Gaucher murió en 1989, mi padre me llamó a París para que avisase a sus familiares de su fallecimiento y, dijo, por los asuntos de la herencia. “Son ellos los herederos?” “No. Soy yo el heredero universal.” “Ah. Y te llevas cuantos millones de la lotería?” “No mucho. Se lo llevan ellos.” “Pues menos mal.” “Tú sabes quien es Mackenbacher?” “Mackenbacher? Pues mira no, no me fui a tomar café con él el otro día. Y eso, por qué?” “Dijo que tenía que llevarle los papeles a esa persona.” “Ah. Pues mejor no te metas. Ese tipo es de la Gestapo.” “Y tú cómo lo sabes?” “Porque cuando preguntas a alguien se supone que sabe la respuesta, y esa es la respuesta. Si le llevas algo al tipo ese, te van a matar. Mejor no te metas.” “Estoy muy cansado de ordenar papeles.” “Ves? Para qué liarte además con Mackenbachers y demás. Mejor vete a dormir.” “Y qué hago con los papeles?” “Déjalos ahí. No sabes lo que pone?” “No, están en francés.” “Ya los miraremos más tarde.” “Cuando?” “Mucho más tarde. Cuando te mueras. Para que no se te derrumbe la visión del mundo.” “Se derrumbaría?” “Probablemente.” “Pareces muy segura de lo que dices.” “Lo llaman intuición femenina o sexto sentido.” “No voy a discutir contigo.” “Mejor. Saldrías perdiendo si encuentro las pruebas entre esos papeles.” “También es verdad. Mientras uno no tiene pruebas puede seguir pensando lo que quiera, no?” “Pues mira, en realidad, no. Pero supongamos que sí.” “Bueno. Entonces yo me quedo con lo que pienso y tú mirarás los papeles más tarde. Este verano?” “No. Ahora no. Mucho más tarde. Quiero terminar mis estudios por el momento y mucho me temo que esos papeles me puedan meter en un buen berenjenal.” “Sabes algo?” “No. Aqui nadie dice nada de nada. Y es eso lo sospechoso. No cuadra para nada con lo que resulta de lo que dices del Gaucher ese.” “Habrá hecho algo malo?” “No sé. Pero no corresponden las versiones y eso es siempre indicativo de que algo se esconde. O él o los otros, pero en todo caso uno de los dos sino ambos.” “Es muy complicado todo eso. Pero tú no estudias historia.” “No. Hay que ir más lejos. Me temo que la historia no sea suficiente. Hay que estudiar los resortes lógicos. Cuando todo se esconde, cuando todas las pruebas se destruyen, tiene que haber un modo para reconstruir la realidad a partir de los detalles.” “Eso se estudia en filosofía?” “No. Pero puedes llegar ahí. Tampoco te lo van a dar todo hecho. Y menos cuando no les conviene. Todo toma su tiempo.” “No terminarás por demostrar que Gaucher era un asesino?” “Y si te conviene? Y si resulta que todo lo hicieron ellos y nos echaron el muerto a nosotros? Preferirías que Gaucher fuese inocente a costa tuya?” “Es que no creo que haya hecho nada malo.” “Bueno. Pues nada. Seguiremos llevando el muerto unos cuantos años más. Tampoco es cuestión de que te deprimas.”

Anuncios

Read Full Post »

La dificultad existente para enjuiciar una situación proviene mayormente de la deliberada tergiversación en la interpretación de hechos, que a menudo se presentan de tal modo que parecen inculpar a quién menos culpa tuviese, aunque siga teniéndola.

A veces, la sucesión de hechos posteriores da luz sobre eventos que son de muy difícil evaluación, sobre todo cuando datos significativos simplemente se borran de los libros de historia, para poder ad aeternum seguir levantando un dedo acusador en dirección de algunos, y asi sometérnoslos a nuestros propósitos.

Cual fuera la finalidad de negar la validez del derecho internacional? Por qué semejante ‘concepto’ proviene siempre de la parte de Francia, que quiso poner de moda la intervención bélica por razones humanitarias apoyándose en los acuerdos de Helsinki, firmados a su vez, por el Vaticano?

“Tenéis la paz en la boca, y en vuestro corazón solo meditais crímenes.” (Profetas, Isaías.)

La principal acusación hecha a Alemania tras los sucesos de la segunda guerra fue la de “estar al origen o haber provocado una guerra internacional.” (Nürenberg)

Veamos sin embargo lo que aparece si se enjuicia la situación a posteriori, a través de una serie de elementos que solo la práctica política posterior podía revelar. Es cierto que Alemania se anexa Austria en 1939, de modo injustificable aunque probablemente tendiendo a evitar un doble frente suscitado por la clásica animadversión reflejada durante siglos en las guerras entre los reinos de Prusia, Sajonia y Austria, si invadiesen Polonia.

Por qué se invade Polonia con un tratado de no agresión firmado con Rusia, que implica que Rusia entrase en guerra si Alemania entrase en Polonia? Si es cierto que Polonia estuviese agrediendo territorialmente a Alemania, lo que parece indicar Schlöndorff por ejemplo en “El tambor de hojalata”, entonces el derecho internacional, que debería primar sobre un acuerdo particular entre dos naciones, está amparando la invasión a Polonia.

Es cierto también, que anexarse Austria no está al origen de la reacción de nadie y que es Francia quien declara la guerra a Alemania, defendiendo a Polonia. La declaración de guerra francesa abre el temido doble frente, y produce la inmediata invasión de territorio francés hasta dividirse este en dos, la zona libre (sur) y la zona ocupada (norte), para evitar la continuación de una situación más bien incómoda y nunca estratégicamente conveniente.

No sé exactamente lo que sucedió después. Rusia entra en el conflicto poco más tarde, lo que parece suscitar una reacción de pánico alemana que se dedica con poca táctica a bombardear Londres y llevar el frente hacia Rusia y los Balcanes, hasta que entran los EEUU y conjuntamente con Rusia, ponen fin a la contienda.

Podría decirse que hubiese sucedido lo mismo si Francia no hubiese entrado en la guerra? En qué se hubiese basado Francia para justificar la declaración de guerra? En la venta de armamento a Polonia para instigar fricciones fronterizas o en razones humanitarias?

Se ve claramente que la estrategia francesa se repite en Medio Oriente: por las razones que sean, se agrede por medios ilícitos a un ‘enemigo’ (pero por qué Israel sería enemigo de Francia con tanta declaración de derechos humanos sobre las espaldas?) y cuando se quiere poner fin al constante disturbio, se va raudamente a pegar gritos en las escena internacional para que no se ataque al protegido servidor de intereses ajenos.

Si eso es cierto, entonces la causa de guerra, es decir, de conflagración, es Francia, y son ellos los que le deben a la humanidad. Es lo que deriva de un cauto análisis del derecho internacional, que quisiera verse socavado para que no terminasen por establecerse las reales causas de los sucesos.

Lo que se ve, empero, es mucho peor. La construcción de la ONU promovida por Francia justo después de la guerra sobre otro organismo más bien ineficiente de antes, parece ser un modo de paliar a la predominancia de los EEUU, como si se quisiera hacer prevalecer derechos. Los derechos son otorgados por victorias, por éxitos, por soluciones. De qué pudiera hacerse prevalecer Francia tan orgullosamente para pretender poder atribuirse roles privilegiados y predominantes sin ejército, derrotada, y a la merced de una fuerza extranjera para poder mantener su integridad territorial?

De qué? De que había funcionado la estrategia de empujar a Alemania a abrir dos frentes y provocar la reacción rusa para quitarse de en medio al vecino molesto? O había en Francia una gran parte de la población que veía con buenos ojos la posibilidad de utilizar a Alemania como ejército y poder después reivindicar brillo en la estrategia para quedarse con el pastel o al menos compartirlo?

Es una evidencia que ambas corrientes son fuertes, y a penas se vislumbra alguna que se guardase medianamente en razón, pudiéndose decir incluso que el hecho de que se albergasen miembros tendiendo a preservar ideologías nazi en territorio francés después de la guerra, sea bastante significativo de un constante doble juego muy hipócrita de parte de la República, lo que se pone, si no se quiere ir más lejos, de manifiesto por la proliferación, sobre todo en la izquierda sartriana, de teorías pesadamente apoyadas en el nazi Heidegger, y muy en boga en las altas escuelas como la Ecole Normale Superieure o la Universidad de Paris V (me parece).

Dijeron los franceses en un artículo publicado en Liberation que Miterrand era agente doble y que lucía con orgullo una condecoración otorgada por el ejército germano.

La extrema ambigüedad que se revela de este modo en importantes dirigentes políticos o intelectuales franceses, pone de manifiesto una culpabilidad más o menos bien escondida que insiste en la destrucción paulatina de todo derecho internacional, promoviendo asi una situación de caos general, para que esto no salga a la luz.

Sin querer en ningún caso justificar ni el hecho de anexarse a Austria, ni el invadir Polonia sin las justificaciones correspondientes, parece ir de si, que la culpa originaria de la conflagración que fue, se quiera o no, causa de la muerte de 100 millones de personas, o más, recae nítidamente sobre Francia, quien lejos de apartarse de su modo de proceder, continúa queriendo hacerse visible sobre la escena de la política internacional, utilizando siempre las mismas estratagemas.

Quiero decir con ello, que si no se elucida claramente lo que sucedió antes, difícil será poner fin a una situación, donde siempre hay terceros que terminan por cargar con las culpas cuando Francia quiere escurrir el bulto. Y eso tiene múltiples implicaciones.

No entiendo por qué Francia preserva tanto odio hacia los EEUU, quienes finalmente estuvieron al origen de su liberación. A no ser que fundamentalmente, no la quisieran.

Y, el odio a Israel? Que parece ya tomar carices de fanatismo y obsesión? Es simplemente para demostar que la política inglesa solo lleva al fracaso, lo que justifica instigaciones a la violencia tanto en la India y el Pakistán, Chipre y los territorios de la antigua Palestina? O esconde alguna otra cosa?

Qué parte de responsabilidad tiene Francia en la muerte de 6 millones de judíos, gitanos, perturbados mentales, homosexuales o comunistas?

Y claramente, después de muchos años de análisis de la situación que parcialemente pasó por fases en las que pude hasta considerar la posibilidad de la aniquilación completa de Alemania, pues guardando posiblemente en si y sin remedio una lógica que pudiese implicar el poder pensar el que se llevasen poblaciones inocentes al matadero para degollarlas como corderos, concluí que la parte de población concernida en Alemania misma era, aun siendo existente, bastante reducida, mientras que parecía pulular en Francia.

No es fácil pensar en llevarse a la gente a campos para matarlos unos detrás de otros, así, porque sí, de cualquier manera. Los puedes echar, los deportas, los trasladas, los aislas, los espantas … bueno, siempre ha sucedido. Pero el modo de pensar que implicase la aniquilación de poblaciones en masa, es muy dificil de obtener. De dónde sale? Qué lo suscita?

Qué pasó en Camboya? Donde la presencia francesa se vio acompañada de una masiva aniquilación de poblaciones siempre atribuida a Pol Pot? Dígase lo que se quiera de Vietnam, cosas así nunca sucedieron sino por acto derivado de guerra, cuya atrocidad no niego. Pero es extraño: por qué resulta ser un alto mando del ejército americano de origen aparentemente francés, cuyo nombre comienza por Le …, quien se regocija de que “se ha aniquilido más de un 70% de la población”? (Artículo del Spiegel de Junio 2008 ) No que se hayan alcanzado estos o aquellos objetivos, no, que se haya aniquilido el 70% de la población? Qué pasó con Idi Amin en Uganda, también bajo protección francesa?

Es decir, Francia, qué pasó en Francia antes o durante la segunda guerra, en territorio ocupado o libre, que parezca que se desmultipliquen los holocaustos donde tú apareces, siendo siempre tan inteligente acusando a otros, como los turcos (represión de sublevación armenia, probablemente de nuevo instigada por ti), de holocausto, como ahora, a los israelíes.

Parece un tanto desvergonzado el siquiera permitirse abrir la boca, yo dijera.

Pues vemos los mismo en los EEUU. Los EEUU hacen una guerra de indios y cowboys, como claramente se ve en Irak. Montan un puesto militar y lo defienden contra agresiones. Invaden territorio como lo hicieran antaño avanzando hacia el Pacífico, y no veo en ningún lado aniquilación masiva de poblaciones. La infección causada por ‘brillantes’ estrategias francesas parecen estar al origen de las masacres de Vietnam, lo que parece reproducir los fenómenos de la segunda guerra, esta vez con otro actor principal.

Cuantos altos mandos franceses se pusieron al servicio de Alemania en territorio ocupado, ‘dándole aliciente a la contienda con pequeñas eliminaciones de seres inferiores’? Que quizá permitían incluso el vender el ciclón b, y sacar al menos algún provecho de la situación.

No niego que el mismo espíritu sádico y malsano imperase también en algunos estamentos alemanes como la Gestapo, y tengo la seguridad de que aun existen y de que solamente una actuación eficaz puede poner fin a la proliferación de modos impropios de proceder que no calificaría de propiamente alemanes. Pero estoy segura de que aun diferenciando claramente el qué con quién, el número de individuos afectados sería infinitamente menor a lo que se pudiese encontrar en Francia.

No me incumbe lo que haga Francia, o deje de hacer. Si le gusta, que se quede con ello. Pero pienso que se debiera poner fin a la contínua instigación a la muerte fuera de sus fronteras, y no menciono a Ruanda porque no me constan datos específicos todavía, cuya finalidad parece ser únicamente el tener terreno abonado para vender armas. Como el ciclón b? Por ejemplo? U otras. Es tan divertido, verdad? Pues que salga a pelear en algún lado, a ver si nos divertimos nosotros también.

No puedo sino públicamente condenar lo que resulta de un análisis aprofundizado de la situación en Medio Oriente, que echando luz sobre eventos pasados permite el obtener una visión clara de los modos de actuar de algunos.

No más guerras sucias. A no ser que hiciera falta.

Y que quede claro también que Francia no seguirá escribiendo la historia de Alemania, que puede escribirla sola, quizá pretendiendo al final a que ‘todo’ lo hicieron los franceses. Hay que saber hacer la parte de lo que concierne a cada cual y limpiarse demasiado pronto la camisa puede tener como consecuencia el que se termine por ensuciar completamente, al final.

Para mi las cosas no terminan ni se olvidan para empezar de nuevo hasta que no se limpie mi nombre y se establezca claramente qué de quién.

Ah, M Sarkozy, le agradaría la declaración de independencia de Bretaña y Córcega? Es un mero apoyo psicológico.

Read Full Post »