Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Alemania’ Category

HOLOCAUSTO

“No tengo lápiz porque soy pobre” escribe trescientas veces el muchacho en su cuaderno, mientras el profesor se saca sus traumas de una niñez pulverizada; “soy ociosa, no atiendo en clases” repite, una y otra, vez la niña mientras la  profesora (ecuatoriana, en este caso) imita los dicterios de una educación que pensábamos ya superada por cruel, inhumana y estúpida. “Soy pobre” se clava la frase en el cerebro del niño, como una tara, un insulto, una vergüenza. “Los hombres no lloran” rugen las botas de aquellos que llegaron a instalar un “colegio” en el paisito subdesarrollado. Y pensar que la educación es nuestro mayor patrimonio, y pensar que esas marcas se llevan toda la vida. Pienso, amigo lector, que debemos ponernos en guardia, estar mucho más atentos en todo lo que se relaciona con esas horas que pasan nuestros niños en la escuela. Es fundamental que se sientan apoyados y que tengan conciencia de su valía. Lo ideal sería un control, a nivel gubernamental, de estos crímenes diarios a la mente de los niños. La nueva ley de educación debe calificar con un control de calidad a todos los establecimientos educativos, y mucho más a las millonarias empresas extranjeras, que llegan a intentar revivir los campos de concentración y a infamar a nuestra juventud con sus complejos no resueltos.

CATALINA SOJOS

Cortesía de Catalina Sojos

Publicado en “El Mercurio”

Anuncios

Read Full Post »

No bridge upon the abyss

Yesterday I understood almost everything and this thanks to the relative help of wikipedia.

It had something to do with this that I had been boasting around a certain while ago with being a far cousin of the British Royal family – thing of course not explaining why you finish by stealing away the royal warrant from those, but this is another question whose explanation can perhaps be dealt with later. My cousins lived around the 11th or 12th century and in no case pretend to invade contemporary genealogies. It’s true that it sounds well in any case and would sound better if it was true.

My conclusion had been drawn of the fact that a family called ‘Taxis’ appears in our genealogy tree in 1097. If I’m right and Taxis become Thurn und Taxis, and Thurn und Taxis is linked to one of the Saxe Coburg Gotha or Altstein, as Saxe Coburg is linked to the British Royal family, then there is a link between us and the British Royal family whose roots are in the 11th century.

árbol

Family tree from Freiherren von Speth Schülzburg dated 1097

But what a disappointment. The Taxis family (whenever a branch is about to disappear it often happens that the woman bringing the title about to disappear, makes her name be added to the son’s name after the father’s name: thus extinguished line Coburg, becomes Saxe Coburg, extinguished line Gotha, becomes Saxe Coburg Gotha, etc, thus extiguished line Taxis, becomes Thurn und Taxis) appears officialy only around the 15th century, is said to arrive from Italy, and has apparently nothing to do with ‘my’ Taxis whose existence can be retraced in the 11th. Italian? Taxis means order in Greek and Chretien de Troie tells a story where German and Greek nobility appears linked through marriage boundaries.

My most ancestral links to the British Royal family could thus be more than imaginary. Or not. There is still another possibility. If my family is linked to Barbarossa, and all royal and imperial families linked somehow – except Bourbon – then there must be still a link somewhere although I don’t know which.

It’s not the point although it sounds well.

How does it happen that ‘my’ Taxis are exchanged for 15th century Taxis?

 

Taxis

appearing link to … von Taxis after third generation

Looking up in wikipedia such well sounding concepts as Deutscher Adel, Uradel, Herzöge und Baronen, you soon arrive to one very simple conclusion: the way we are looking at the same history is so different that it seems an abyss without communication bridge. The impression left by those texts is that a diffuse cloud of an undetermined nobility understanding arose with French and Italian help in Germany. Sometimes in the past.

My most beloved Goth to whose tribe I honorably belong, whatever mischivious rumours may have been spread on their behalf, do not even appear. And this even if they give birth to most royal families in Europe: Spain says clearly in its history books that ‘many visigoth kings succeeded themselves before the arrival of muslims and hid away in the Basque country from where they started ‘the Reconquista’ ‘. Thus, the Catholic Kings are Goth. They have a daughter, said Juana la Loca, married to Felipe el Bello, who belongs to the Austrian Imperial family, they are linked to anyhow somehow. They have a child, Carlos I y V de Alemania who may be inheriting as much from Austria or Germany and Spain. He finally decides himself for Spain inheriting from his grand mother the territories of actual Holland and Belgium (Flandres). The direct line disappears with Felipe II whose son Carlos is not hold for apt to govern. There is a succession war won by French Bourbon, from then on said Spanish Bourbon who are not linked to a Goth family.

Here you see that as much original Spanish royal families are Goth but also original Austrian, still German, as both families linked. The German imperial family is linked to the British which implies that the British Royal family has Goth influence (there are Normans and mainly Saxonian, but Saxonian are family members of Goth Imperial).

So? Why have Goth nothing to say inside of German nobility?

Goths are ‘arians’, Spaniards say, a people that was Christianized in the 3rd century in Constantinople and was given its most beautiful gothic scripture (Silberbibel) along with a most mistaken understanding of Gospels – whose translation may still be partly correct.

From the point of view of custom in use then Goth owe tribute to Constatinople although Constantinople rejects a heretic disciple. Rome imposes Latin as only religious language quite soon and Roman letters as only occidental scripture. Rome is not interested in Goth. If they give up the ‘filioque’ they will start making Constantinople richer every day.

This most peculiar people who understood itself as more superior to all other races of the world – madness can be inherited – did make no differences among themselves. A most honorable member of a goth family was noble ‘per se’. There was a counsel and out of the counsel arose a ‘representative’, which is the interpretation they managed to give to the word ‘emperor’, when they had to confront themselves to such concept. Actually history is more than confused: Charlemagne, a ‘German’ French, which is to say, someone of a German tribe (merovigiens and the kind) living in French territory as it was understood during the Roman Empire (region of Reims) does not only become Emperor in Germany but imposes the ‘filioque’ as state banner. It looks as if Rome would be wanting on one hand to submit Germany to its rule manu militari, but also to avoid Germany may not approach Constantinople, and why not, use this Empire against the ‘unique’ Christian empire of Byzantium.

Very soon the ‘French’ empire disappears: split in three, France, central Germany and East Germany it soon becomes a territory split in two with an Emperor ‘leaning’ more on Goth blood than on Carolingien. From the 8th when Charlemagne is crowned Emperor to the 12th or 13th, Barbarossa, the original Goth families have managed to impose their interpretation of an Empire while integrating a relatively scaled understanding of nobility into their more general concept of reality. The danger is back. The extremely high presence of the Catholic Church in Viena, seems to indicate that a very effective lobbying has started in order to attach the Imperial family to an understading that will necessarilly undermine the original goth political structure. Almost succesfully: the empire becomes an ‘inheritance’. The original goth nobles are pushed back in favour of an arising nobility whose most pompous titles are given to whoever is as little goth as possible. Perhaps a few resist: Saxe, Coburg and Gotha are dukes (Herzöge).

Even if enormous efforts are made in order to distort historical reality and it is said by some that the imperial family in Viena comes originally from Switzerland (!!?), the goth scripture is forbidden and nobles submitted to the new order, small quarrels still hint at a heavily repressed underlying historical reality: Austrian refuse the recognition of the German ‘Uradel’ (original nobility) which is said after a while ‘alter Adel’ (old nobility), for two reasons: it seems easier to mask the actual origin of German nobility, (is said Uradel whatever noble family has a document proving it is until the 15th century or the 14th thing quickly leading to the conclusion all are goth), but also because they belong to those families whose understanding does not admit these hierarchies and less a foreign emperor who may be imposing and not representing.

Fecha

detail on date 1097

Say: if you have a political understanding who makes of all goth a noble, all goth can become emperor if only accepted by the Counsel. As you can’t impose one political understanding on another that may whatever efforts are made to make prevail one, come back in time to claim ancestral rights, goth are practically switched from history books.

Is Taxis Uradel or not? According to my records, it is. According to their own records, it isn’t.

What are we talking about? When Taxis reads history and thus reality, it looks at it through the perspective it has been obliged to learn. I see history differently. Logically we don’t understand each other.

I say we owe a tribute to Constantinople if it is managed to get rid of ‘filioque’. Taxis go to the Catholic Church.

If tomorrow I do as if Taxis did not exist, as it has been done for centuries with us, I with myself alone based on ancestral right can start a war against Germany with … Russia’s help. Or England’s? It depends on how much the Queen of England decides to convince herself of existing family boundaries.

In any case, I don’t need your agreement. Good to know why the abyss is so deep and why it becomes so difficult to understand each other. I didn’t sell my blood to the interests of the Catholic Church.

Read Full Post »

anerkennung-sk-peq

Sei hiermit der Frauenadel als autonome gesetzgebende Kraft in seinem Gebiet und innerhalb Deutschlands gegründet unter der befügenden Instanz des Emperors, bis Rat gebildet wird der 500.

Sei 1 das Prinzip der Dissolution, als das Vorhergehende Nichte machend, und 2, welches dieses erkennend in sich noch Essenz des in sich bleibendem Prinzipien erkennt.

Und in diesem Prinzip der Interaktion, alle Folgenden, wie sie gegeben, sich in der entsprungenen Logik behaltend um daraus Volksidentität zu verwirklichen und zu veranschaulichen.

Habe sich durch Beweis erfolgt, es gäbe der Konsistenz keiner in dem was sich sonst noch als gesetzgebend im Lande versteht, erkennt Emperor nicht seine Legitimität, und übernimmt und verantwortet die Folgen, sich erstmal als einzige legitime Stimme des Landes verstehend, sei es im Exil.

Und ruft auf zum Widerstand im Sinne der Verfassung.

Und unterwirft dem Gotha als Rat, der Heere, drei, bis sich neue Verfassung ergibt, und auch dann, der Emperor unterworfen innerhalb seiner Bedingungen.

Und wie gegeben disponiert, innerhalb des schon stipulierten, sei es in fremden Sprachen.

Und sei: Ich, Emperor

wappen-peq1 SK von Speth und zu Schülzburg

Read Full Post »

Cuando algo falla, es necesario el plantearse el qué, fundamentalmente, debe cambiar, y por qué. Las legislaciones particulares no me incumben, pero cupiese el considerar una reestructuración general dentro de lo ya existente considerando una disolución de facto.

Supongamos que seduce un esquema bipolar, que perdiese su aura esquizoide por la inserción de un eje interno principial, que hemos llamado Gotha, de tal suerte que se abra un área externa, digamos masculina, aunque con miembros femeninos, y otra interna, que fuese solamente femenina. Equilibra: puesto que el Gotha es solo masculino, tienen las féminas el derecho de seguir invadiendo alegremente el terreno masculino en la Asamblea, mientras que la restricción opera para el Rat, para compensar la omnipresencia masculina en el Gotha.

Por qué un eje masculino? Porque nos hemos salido de madre, al ocupar espacios exteriores, si seguimos tajantamente una división de areas que resulta más esquemática que real, pero sirve para pensar. El principio de identidad alemán es lógicamente interno, puesto que principio. Para ocupar un espacio, precisa de algún varón que le de orden en el mundo exterior. Suelen conocer mejor los protocolos, además, lo que siempre es una ventaja.

Muy conveniente, además, rey/congreso, el Gotha obtiene poder sobre los tres Ejércitos, que de ese modo no depende ya del poder político, causa siempre de fricciones insolubles, aunque precise de acuerdo con el Gotha para operar, y este consejo con los dos cuerpos legislantes para proceder.

Por qué hay siempre tanto problema? La conciencia que se apega al instinto de supervivencia para tener la disposición adecuada que permita el perder la vida en caso de necesidad, es otra de la que se ocupa de ordenar realidades sociales y políticas en tiempos de paz. Tratando con ese problema, distingo ya en 1992 dos ámbitos de legislación distintos. Lo que es un juicio sumario en el ejército es un largo y penoso proceder de elucidación en el mundo social. No solo: lo que es causa de guerra es difícilmente determinable por lo civil, que ve con otros ojos. Y quiero decir, causa de guerra para otros, que recayese sobre un ejército que tuviera que defender, por qué no, la estupidez ajena.

Distinguiendo dos areas de aplicación de ley, implica que sea el Ejército que evalúe la situación que le concierne, que es territorial y lo que afecta las causas más generales de guerra.

Veamos, de modo más general: decimos civilizado el modo de proceder que no quiere solucionar problemas a bofetadas, insultos, y otros medios inapropiados, sino que presume que rige ley en su organización particular, que multa en vez de dar latigazos, que encierra en prisión en vez de linchar, que juzga, en vez de dejarse llevar por impulsos violentos e injustificados.

Es muy idílico como modo de pensar, pero tiene que considerar que siempre hay quien no sepa concebir tan alto concepto de la organización humana. No solo: nada ni nadie es perfecto, excepto el emperor porque es un concepto, característica que no recae sobre mi en tanto que indigna representante del mismo. La organización humana tiende a disolverse, regenerarse, causa fricciones, solventa o no problemas, enfin, es un ‘inconstante’ y nunca una indefinida ‘constante’.

Lo que no se resuelve, conlleva una recaida sobre realidades más instintivas, que protegiendo la esencia de un pueblo, se sale de las organizaciones ordenadas que se pudieran pensar como resultante de esta. Cuando hay guerra, la organización política y financiera se deshace y solo un saberse uno mismo básicamente, da el orden necesario que permite defender un territorio o solventar un problema con un vecino. Esa es la diferencia entre lo civil y lo militar. No puede alguien de un día para otro cambiar de ‘estatus mental’ y recaer sobre formas más primordiales de decir la identidad. Es un ejercicio, una preparación, un mantenerse en un estado que te permite estar dispuesto cuando hace falta, haga falta o no. No puede ni debe jamás algo que depende de lo otro para ser en su expresión más artística, cultural, educativa, social, política, etc. tener mando sobre aquello de lo que depende ni juzgar en areas de su ámbito, aunque pueda expresar en palabras más veladas, cosas que en otro lenguaje se dijeran quizá bastante brutalmente sin que eso hiera a la naturaleza del cuerpo en cuestión.

Es cierto que el Ejército depende financieramente de los Estados para ser. Sí. Pero el dinero no es nada. La dependencia se establece por medio de vida: si tú quieres vivir en tanto que identidad propia, autónoma y libre, necesitas un ejército. Si tú puedes generar dinero, es porque un Ejército te permite el ejercicio de actividades particulares que serían impensables en caso de sumisión a otro poder. Y son estas las dependencias que prevalecen, pues va de si, que teniendo que gestionar la realidad de un modo particular, no puede el Ejército además crear polos de financiamiento propio, aunque sí que pueda en parte.

Que es lo que quería decir del mundo femenino también en su relación a la política o las finanzas. Se debe el hombre el reconocer la actividad de la mujer en tanto que tal, y dar de lo suyo en partes equitativas, sin tener ella que hacerlo todo, además. Y eso de tal suerte que incluya a mujeres que por razones diversas no se casen o no tengan hijos, pero que de por su mera presencia dan coherencia e inteligibilidad a un conjunto.

Y que no tuviésemos que llegar a tales extremos, aunque bien están, para poner un piquete femenino en la realidad exterior que sirva de garantía última protegiendo su particularidad y derechos.

Dentro de un concepto quizá un tanto esquemático de las cosas, se ve claramente una cosa. El sinsentido de un cuerpo del orden, llamado policía, que estando dentro del ámbito civil debe solucionar hechos que conciernen los ámbitos más instintivos de lo humano, pues tratando de infracción de ley en sus modos más brutales, a veces.

Yo soy civil. Un guardia viene a mi casa, con casaca o sin ella, y me transmite un documento que me invita a dar cuenta de algún acto que se haya estimado ilícito por otra parte delante de los jueces correspondientes. Iré. Si no voy, estoy saliéndome de lo que lo civilizado requiere, y ya no soy civil, sino fugitivo.

Por qué ha venido el guardia a mi casa? Porque no habiendo hecho uso de violencia, puede que la otra parte aun esté espantosamente confundida.

La violencia se ve: tiene cuchillos y pistolas, produce heridas y contusiones, causa infracciones materiales. Recae sobre el mismo ámbito? Ya no es civil quien se apega a semejantes actividades, es un bandido.

Son los bandidos y fugitivos areas que deben ser cubiertas por lo civil? Pues no, porque de concepto se sale de area. Lo civil tiene guardia, que puede estar armada por necesidad muy rara, pero no debiera intervenir en casos donde se requiere de la fuerza para dar una respuesta adecuada a un acto impropio.

Parece casi de lógica que fuese el ejército, con un cuerpo especial, el que se ocupase de esto. Pero. Recae la investigación que permite el esclarecimiento judicial de los hechos sobre el ejército? Difícilmente, puesto que no operan dentro de los mismos esquemas.

Cupiera pensar el que se distinguiesen tres entidades, que fuesen: una guardia civil, que no interviene, sino que protege y transmite, un cuerpo investigativo, no armado, y un cuerpo armado dependiendo del ejército pero en conocimiento de los procederes civiles para ocuparse de lo que de por sus incivilizados actos, lo sitúa fuera de la civilización? Distinguiéndose claramente lo que es de sospecha y lo que es de evidencia, pues sospechar que un tal es autor de un crimen no permite intervención armada, mientras que la evidencia de pertenencia a un grupúsculo proclive a actos ilícitos del tipo descrito, sí que lo permite, lo que inserta al Ejército en su cuerpo seleccionado dentro de la sociedad establecida, por lo que, se quiera o no, adquiere razón de ser y parecerá tonto, pero el mero hecho de poder tener con qué demostrar su sentido, a su vez reconocido socialmente a través de los honores y las condecoraciones correspondientes, disminuye considerablemente el riesgo de acciones impulsivas tendiendo en el fondo nada más que a querer decirse de alguna manera en tanto que realidad propia y meritoria. Que es lo que tiene por consecuencia el que algunos quieran para si todo el espacio sin dejarle de qué respirar al otro.

Se ve claramente con esta estructuración conceptual que desaparece la tensión interna de un estado, – en su esquema igual a otros tantos – que tambalea a causa de una distinción no adecuada de conceptos. Es decir: que somos todos iguales, en tanto que personas y civiles, hasta que se demuestre lo contrario. Pues no mereciendo lo civilizado, recaemos sobre el lugar de los bandidos y fugitivos. Aunque quizá también deba haber un caminillo de vuelta posible, tras muchos auspicios.

El ejército israelí debe estar mirando con muy malos ojos mi masculinización absoluta conceptual de los Ejércitos alemanes, aunque – de hecho – no excluyo en teoría que se permita la presencia de alguna brillante estratega kamikaze dentro del mismo tras muchos exámenes y torturas correspondientes, pero alego necesidad histórica.

Sea o no el resultado de una trampa, la derrota del ejército alemán conllevó una desaparición de la auto estima de esta parte de la población causada por la evidencia de que todo lo habían hecho las mujeres, después, por mucho que gritasen y reivindicasen. Es obvio que siendo muy difícil hacer las partes, la presencia de mujeres en el Ejército puede conllevar el que en caso de necesidad, si se obtuviese victoria, se dijese: porque estamos nosotras, no dejando jamás un espacio de realización propio a varones que ya bastante mal tienen en asumir identidad.

Por lo que me parece adecuado en este caso, aunque no necesario en general.

Es cierto que mi elucubrio que no es nada más que el resultado de muchos años de pensamiento, parece, – ya empezamos, dijo el otro – salirse de lo de costumbre y tradición que había atribuido al Rat. Pero no soy Rat, en este momento, y no pretendo a legislación. Mas cabe considerar, tanto de un lado como del otro, que una persona que se haya podido atribuir tan noble título, y concierne al resto, tenga voz de opinión en tertulios más generales también, lo que de mismo modo valga para el lado contrario, no sea que se vean afligidos por modas derivadas de sombreros del panamá que terminen por ser causa de una depresión general.

Read Full Post »

Es momento de tomarse un respiro y hacer, también, un resumen, ordenado si posible, de otros eventos, que aunque parezcan mínimos en este instante, pudieran tener vastas e incalculables consecuencias históricas posteriores.

Hablar en alemán aunque sea utilizando el castellano – cada vez más mal hablado, por cierto, pero eso es por osmosis ambiental – significa hablar en una lógica de tracción hacia atrás, para hacerse entender, por lo que resulta necesario el poner las cosas en su sitio – sin o con galicismos – y su debido orden, si se quiere que te comprendan más amplios espectros de la humanidad.

Procedamos por puntos (aunque sea repitiendo algunas cosas):

1. Mi abuela Elisabeth von Speth Schülzburg pertenecía a los barones del mismo nombre con una genealogía de 1090, aproximadamente. Ella era hija del hermano que no se quedó con las propiedades de la familia en Suavia, actual Baviera, las cuales fueron quemadas al final del siglo XIX.  Ambos se quedaron con el título, como es tradición alemana, donde las únicas restricciones que aplican son, que sean hombres y de un matrimonio lícito – es decir, que no hereda del título alguien que es adoptado o fruto de adulterio u otro.

Tenemos a dos hermanos que tienen el título von Speth Schülzburg.

El padre de mi abuela se va a Africa, vuelve, y se instala en Berlín. Tiene dos hijas. Por lógica, el título se pierde en esa rama. Mi abuela se casa con un afortunado Kasten, originalmente de la ciudad de Lübeck, plantándose, sin embargo, un poco antes en el Gotha, consejo de nobles, solicitando el uso del título incluso dentro del matrimonio (lo perdería al adoptar el nombre del marido), lo que le es concedido. Esto lo hace solo ella: su hermana, que se quedaría en Berlín, no reclama título de por vida.

2. Alego dentro de la siguiente reflexión: que si el título se transmite por vía de sangre, se transmite incluso aqui, pero que si no se transmite porque vale la ley sálica (que las mujeres no pueden transmitir el título), aun transmitiéndose, no se transmite, o, simplemente se transmite sin que recaiga dentro del estrecho campo de la legislación restringida por la ley sálica.

Deduzco que pues solo concierne a mujeres.

Visto que surge una situación caótica del precedente si se tiene en cuenta que pudiese incluso invalidarse la ley sálica, procedo raudamente a una legislación retroactiva, lo que me puedo permitir, ya que no hay ninguna en el campo de aplicación, y solo por eso, lo que conlleva la legitimización de dos ramas femeninas de nobleza, que llamo de sangre, que desvío hipotéticamente sobre mi tía Ingrid, hija de Elisabeth, y de mérito, que salta, por el hijo, a mi, en tanto que mujer, y restrinjo, que hubiese otras (somos unas cuantas) diciendo que no aplica el ‘cualquiera’ en esta legislación, sino yo, de segunda generación y después por designación, y mi tía, por vía de sangre en primera o segunda generación.

Distingo pues dos ramas: una de mérito, la mía, que me concedo por resolver el problema, y una de sangre, que atribuyo por existir, a la única hija de línea directa.

3. Una vez conseguido semejante orden marcial en las líneas de transmisión que se encontrasen aunque fuese hipotéticamente, fuera de la ley sálica, me reconozco poder legislativo. La nobleza alemana actual, reconocida por un estamento oficial de la Bundesrepublik, el Adelsrechtausschuss (cámara del derecho de nobles) no tiene poder legislativo porque, dice “no hay rey o emperador que lo permitiese”. Solo reconoce títulos en tanto que sometidos o no a las regulaciones existentes.

Dentro de Alemania, yo no puedo legislar en cuestiones de nobleza. Ni en ninguna otra, por cierto, fuera de lo estamentos de poder existentes. Pero yo no estoy en Alemania. Digo, y es verdad: que la nobleza alemana original, a la que pertenecía mi abuela, se constituía por consejo y no tenía sino un rey electo, representativo, que no podía transmitir su función, digamos, por vía hereditaria. Los territorios siendo muy fluctuantes, incluso mi propia familia provee un emperador a Viena.

Un buen día, los austriacos se quedaron con un ‘representante’ y convirtieron la realeza y el imperio en un asunto hereditario, lo que tiene por consecuencia un reajuste de la nobleza que se jerarquiza (mi familia, originalmente Freiherren, obtienen asi el título de Baronen): siglo XVI aprox. Esto teniendo por consecuencia que los tres reinos germanos, Baviera, Prusia y Sajonia, sean ‘sujetos’ de Austria a través de la compra del título, y hace de Alemania un vasallo de Austria.

Reivindico pues, que es originalmente alemán el consejo sin rey, y tildo a los ‘Kronprinzen’ (delfines, o príncipes con ojos sobre una potencial realeza) de no alemanes en pretensión. Yo, legislando fuera de Alemania, me digo de una tradición de consejo, que incluye la posibilidad de un poder legislativo incluso dentro de Alemania, si no se precisase de rey para validarlo.

En mi consejo, estoy yo conmigo misma.

Yo conmigo misma, soy principio, como principio soy cabeza, y como cabeza me digo o llamo ‘emperor’ para no causar ambigüedad, y ‘emperor’ no derivando de imperial, sino porque impera sobre si.

Emperor es un poder legislativo derivado de la más vieja tradición alemana, sobre la que reposa su identidad. Estoy sola, fuera de la ley sálica: lo que dijera afectase en un principio solamente a lo que se queda fuera de la ley sálica. Pero constituye una seria amenaza en tanto que justificado per se para lo ya existente. Justifica lo tuyo, le digo a la Bundesrepublik. Quieres que genere una economía femenina al lado de la tuya? Una policía, cuerpos del orden, ejército, y lo que haga falta? Puedo.

4. Hay insurgencia, cuando un poder no legitimado o ilegítimo se revuelve contra un poder existente. Yo no me revuelvo: es paralelo. Lo que hay que siga, pero no me quita el derecho. Hay conspiración, cuando algunos se juntan dentro del mismo modo de pensar y con un mismo propósito para un fin illegal o ilegítimo. No puede haberla cuando los modos de pensar son diversos, los propósitos distintos, y la finalidad legítima.

Seguía yo misma conmigo misma.

5. Aparece entonces por arte de magia, Elisabeth, ahora von Lubinski, cuyo pensamiento no puede ser más contrario al mío: harta de la situación general, reivindica una disolución completa de estados, policía, ejército, pasaportes y demás. Yo, refuerzo todo ello con vistas a obtener una cristalización de identidad nacional. Pero qué? Acaso no tiene razón Frau von Lubinski? Pues en si ya todo disuelto? O sea que le pregunto si no se viera representar esa misma evidencia, esperando a ver si no pudiese mejorar la situación y dejar la disolución completa en nobleza, por si acaso. Y acepta. Se le agrega un escudo al que se le ponen, y es único, 5 estrellas, el máximo, por tan apropiadamente aparecer con el apropiado modo en el apropiado lugar. Y necesita de un reconocimiento.

“Ich, emperor” es decir, la esencia del principio de identidad alemán ya definido, le acuerda su título. El acordar significa que alguien, una persona al menos, reconoce el poder de acordar, lo que valida no solo la función de ‘emperor’ sino también el mismo título de von Speth und zu Schülzburg, que me había atribuido a mi misma para diferenciar de los von Speth Schülzburg originales, que aun andan por ahí. Es decir que el título von Speth und zu Schülzburg, Varonen, opera fuera de la ley sálica, mientras el primero, aun depende de ella.

Antes de ayer, histórico día del 12.01.2009, se forma el esbozo de un Frauenadel como polo de poder independiente y autónomo en Alemania con capacidad legislativa.

6. Ahora ya se puede, retomando el lema ecuatoriano. Si yo, emperor, solo puedo pegar gritos en el desierto, y que escuche quien quiera, la mera presencia de una regulación de interacción, convierte nuestra presencia en cuerpo establecido, legítimo y legal.

Sigue en una precipitación casi inaudita el establecimiento de una propuesta más general, que consiste en llamar ‘Adel‘ (nobleza) a las representantes significativas de un modo de pensar más general dentro de un Rat (consejo) de 500. Para lo que se precisa de un texto cualquiera (síntesis de la estructuración de pensamiento) y de un escudo o Wappen reconocido por Emperor. Podemos esperar, poco importa: el Rat tiene la abilidad de quitarme mi todo poder omnipresente, cuando esté constituido: por el momento, rige.

Rápidamente también, se definen campos: llamando ilegítimo al poder existente por vía de demostración racional, alego von Lubinski para hacer nulo lo que hubiera.

Aunque se piense que eso pudiera ser abuso, en realidad es todo lo contrario. Sabiendo por fuentes certeras y próximas que el Ejército está preparando un golpe militar, se vislumbra el Frauenadel como única solución viable que pudiese evitar la desaprición de los derechos civiles. Poniendo raudo freno a un entusiasmo que pudiese provenir de cientos de años de  represión  política femenina en Alemania, y conllevase un matriarcado atavístico con poco aire para la parte contraria, propongo como que emana de si, el que el Gotha se someta a los Ejércitos, lo que implica un reconocimiento de la actividad masculina en algún lado, por lo que se justifica una nueva asamblea constituyente ocupándose de los asuntos de gestión externa (es decir, política), mientras el Rat se queda en la costumbre o tradición, cubriendo areas internas, es decir de familia o social.

Antes: valía por constitución la resistencia a la dictadura. Apoyado en Constitución, el Emperor hace llamado a los Ejércitos, derivando hacia el Gotha su mando. Ahora: se ha disuelto la constitución. Después: el Gotha tiene poder legislativo restringido derivado de la situación y puede disolver oficialmente la asamblea.

Es decir: von Lubinski es esa posibilidad. La inserción de un espíritu de disolución dentro de un concepto más regular aunque muy virtual, permite el pensar una disolución instantánea y momentánea, resultando en un inmediato equilibrio racional surgiendo de la esencia del principio de identidad, que yo represento.

Mi fuerza de tracción interna, resultante de una legitimización, mi caballo, blanco o pinto, se acaba de convertir en un reino sin rey, pero con consejo de nobles.

7. Da igual lo que pase, realmente – tantas cosas se niegan.

8. A veces hace falta de una intervención de fuera para que uno se encuentre consigo mismo. No niego que mi peculiar situación a caballo entre España y Alemania pasando por Francia, aun pesadamente apoyada en Carlos V de Alemania y I de España, un híbrido de misma naturaleza (de madre española y padre alemán), no resultase extraña, al final. Lo mismo sucede con Frau von Lubinski, pues va de si que tanto el exceso de resolución como el mismo de disolución no pueden provenir sino de una cascada de conjugaciones genéticas, cuya interacción aun resultando muy provechosa para muchos algunas veces, no puede ni debe ser representativa en si, de identidad.

Solo cuando la identidad desfallece se pudiera pensar que un masaje cardiaco de origen exterior pueda reanimar adecuadamente lo que se va perdiendo sin remedio. Pero cupiera en ese momento el devolver el principio a quien de ahi mismo, cosa que había considerado en mis pensamientos, trasladando el polo de gestión interna de identidad a mi tía Ingrid, que puede o no asumirlo o delegarlo y que vistas las pocas posibilidades de éxito de la intervención quirúrjica que nos prometíamos, ni siquiera fue debidamente informada de la rauda y veloz cadena de sucesos.

Quedando bajo mi gestión final el llamado Meritenadel que se ocupase no solo de alegremente distribuir títulos a engendros lógicos como nosotras mismas, tomando precaución de que estos se transmitiesen por designación a miembros ‘puentes’ entre naciones, que tomando referencia en Alemania sirviese para establecer relaciones con el extranjero, pudiendo ser afectada por ello incluso alguien que no fuese de sangre alemana,  o ni tan siquiera en posesión del idioma – todo se traduce – por colaborar activamente a la estructuración de eventos internacionales que ayuden a la comprensión de fenómenos afectando de cerca o de lejos la historia misma alemana. Tengo en mente por ejemplo a una española, Belem Martin-Ambrosio Frances, que ni sabe lo que pienso, que a través de su texto “Noticias de la República Democrática Helénica” con tal tino relata los eventos acontecidos en Grecia recientemente que se pudiese decir ejemplar en el restablecimiento de estructuras de análisis adecuadas para un conjunto. U otras que de mismo mode se presentasen, para lo que cupiera alterar un tanto el nombre, volviéndose incluso pronunciable en alemán, como Belem Martin, por ejemplo, para que no diese lugar a ambigüedades que implicasen intervención en asuntos ajenos. Sería pues persona de dignidad en Alemania, y con la misma si reconocida en otros países.

Esperando no tener que ocuparme además de lo mismo pero afectando el cuerpo interno alemán, albergo esperanzas de que mi tía asuma prontamente sus responsabilidades, aunque sea para delegar.

Con eso se esclarecían algunas cosas.

Read Full Post »

La legimitización del poder terrestre (con o sin intervención divina) ha sido siempre una de las cuestiones filosóficas más difíciles de resolver, si jamás se resolvió. Qué es lo que permite que algunos se atribuyan territorios y las poblaciones que ahi se encuentren para legislar sobre ellos y situarse en una posición de mando más o menos amplio? No se sabe. Que sea un rey, una oligarquía o representantes del pueblo la cuestión del fundamento y pues la finalidad de semejantes procederes ha sido siempre extremadamente difícil.

Es un tanto como lo del matrimonio. En el fondo se pudiera decir que los impulsos biológicos que llevan al emparejamiento son la base de semejante incongruente idea. Pero, por qué se hace de ello un contrato con claúsulas, condiciones y testigos? Si el poder pudiera provenir de cierta característica humana que hace que siempre haya alguien que quiera prevalecer sobre otros, qué hace que eso se convierta en cámaras, congresos, asambleas, prerrogativas reales y cuerpos legislativos?

Hay un momento donde el ser humano, tras haber contemplado su presencia física durante largos siglos en el reflejo del agua de un riachuelo o de un espejo más civilizado o sofisticado, traslada su ‘yo’ de una identificación con esa masa ósea al mismo concepto, que es palabra, que identificante es identificable también.

Los grandes pasos hechos por las civilizaciones en su pasearse un tanto tembloroso, tambaleante e indeciso por la historia, parece reposar sobre esa mínima evidencia: todo lo que es impulso irreflexivo, instinto y naturaleza, se convierte progresivamente en estructuras ordenadas que toman su fuente en el reconocimiento de ese ‘yo’ intelectual como fundamento de identidad, y que se suele someter no ya a lo que proviene de la biología, sino a otra cosa, que a veces se llama espíritu y otras razón, produciéndose graves altercados entre idealismos casi fantásticos y el obstinado insistir de las células a reivindicar su presencia más o menos alborotada.

Se ve, que en ese tránsito del cuerpo al ‘yo’ que tanto se apoya a veces en lo material como en lo intelectual, hay dos opciones: que lo que sirve de justificación a lo que hace el ‘yo’ sea un reflejo de su materialidad (ordena el hombre sus actos, que producen instancias o realidades propias, y un día, las ve, y las piensa) o emane directamente de fuentes que se llamasen del alma que tuviese de por si poder ordenante.

Se puede constatar que lo que se puede decir herencia de cientos de años, se basa primordialemte en la primera posibilidad. No piensa alguien: soy rey, y se vuelve rey. No. Impulsos innatos queriendo hacerte prevalecer sobre otros se convierten por vía de la partícula transferida al ámbito intelectual en un estado de hecho, y llega un día donde te preguntas, qué  que estás haciendo ahí, y empieza la búsqueda desesperada de justificaciones que permitan convencer civilizadamente y no ya imponer salvajemente.

Nunca se ha podido. Pero eso valve ex aequo para el pueblo que un día se preguntó por qué fuese uno y no todos, coreando lo de “Fuenteovejuna, todos a una”, y sin más interrogante ni justificante que lo que precede.

Si nunca se ha podido, y a veces hace falta mucho estudio para llegar a semejantes conclusiones, es porque en realidad, el poder legislativo y ejecutivo siempre ha sido considerado del ámbito masculino. Preciso: considerado. Siempre ha habido reinas y jefas de tribu, juezas y legisladoras femeninas, a su manera, y a veces a la otra manera también.

Por ejemplo: “Tus amigos no entran en casa sin que me avises.” Le dijo su mujer. Implica que la ‘casa’ es un territorio de la mujer, donde esta ejerce un poder legislativo de naturaleza particular, en el cual se inmiscuye más o menos el concernido. Este poder, más o menos respetado según las épocas, no es jerarquizante por sumisión aunque suele difundirse, siendo ejemplar lo que una hace e inspirando muy malas ideas a otras en pequeños tertulios organizados en asambleas constituyentes alrededor de la venta de tupperware u otras.

El poder femenino es de influencia y no de sumisión. Es de ocasión y no de horario fijo, es aleatorio, circunstancial y replegable. Dependiendo de las épocas invade más o menos los territorios masculinos, y vice versa. El poder femenino no forma cuerpos con uniformes y distintivos, reconoce y regala.

Ejemplar en la diferencia resultase que: si el hombre se inventa una máquina para hacer pan, la patenta, la vende y adquiere ‘poder’ de por el aumento del poder adquisitivo resultante que lo sitúa en algún otro sitio de lo que suelo llamar perversamente la batalla de gallos. La mujer ve en el hecho de difundir su invento gratuitamente un modo de ampliación de su campo de influencia por el hecho de que sabe que todas las que aprenderán a hacer un gazpacho sin ajo, serán su ‘séquito’ es decir, que prima en tanto que ‘inventora’ o ‘innovadora’ sobre sus aprendices.

La mujer no suele intentar hacer prevalecer una receta de cocina sobre la otra, haciendo de ello una disputa ideológica, sino que ‘tolera’ modos y maneras distintos que con el tiempo se convierten en cocinas regionales.

No suele poner estampa ni nombre sobre sus inventos y sus poesías suelen ser anónimas como si escondiese detrás de ello el conocimiento de muchas voces habiendo contribuido finalmente a la formulación de las mismas.

Consiguientemente, la mujer no convierte su area de poder en gobiernos o leyes tipificadas ni precisa de imponentes edificios con guardia o leones para reunirse.

O sea que apaciblemente seguía el curso de su propia historia, siempre un tanto asombrada de los gritos y las disputas emergiendo del campo contrario, pero sin mucho inmiscuirse.

Quizá un día, ese mismo campo terminó por atribuirse excesivos privilegios, presumiendo que la mujer debía, por sometida al hombre, entrar bajo la regulación propia de lo que solo incumbe a varones y encima arreglar los desaguisados que con excesiva frecuencia surgían por aquellos lares.

Yo nunca he estado de acuerdo. Y menos con la progresiva invasión de territorio masculino por las féminas, resultando de la negación del espacio propio de la mujer. A mi no me gusta que venga un ‘gallo’ a decirme como se hace la sopa, y eso aunque se haya aprendido la receta de memoria y sepa hacerla mejor que yo, quizá. Porque es mi espacio de realización propio donde yo sé, que hasta una sopa mal hecha a veces tiene su castigador sentido sobrentendido. Es la justicia, otra, y es la gestión, distinta.

Consiguientemente, nunca me ha molestado que se dediquen los varones a la guerra, y solos, y monten sus multicolores ejércitos, mientras no implique semejante quehacer aislado el que me quede sin qué hacer mi sopa por vía de conflicto artificialmente instigado. O sea que no quiero palabra sobre los ejércitos, sino sobre la causa de la guerra. Al fin y al cabo tengo que pensar que si mueren todos en el campo de batalla, a parte de hacer la sopa, tendré que hacer también los puentes y las carreteras, cúmulo de tareas que es muy poco de mi agrado.

Bastante hay con lo que hay.

Aunque yo misma no haya jamás invadido territorios del vecino, salvo para dejar caer algún sardónico comentario – lo cual es derecho – tuve que constatar que se había múltiplicado una creencia según la cual el mero hecho de no haber incluido los esquemas de poder anteriores en una estructura financiera propia, se había convertido casi por arte de magia en un ‘no haces nada porque no ganas dinero’, y aunque nunca haya entendido muy bien en qué el ganar dinero convertía a alguien de por si en un ‘hacedor de algo’, pues de muy vagas e ilícitas maneras se consigue el oro también, constaté muy rápidamente poco después que la mayoría de las mujeres, en vez de crear rauda y definitiva oposición a tan insultante pensamiento, se iba corriendo a ocupar algún puesto de trabajo.

Cada cual su modo de ver, decía yo, pero eso no es solución. Y pronto, la mujer trabajando, seguía dando a luz, criando niños, limpiando la casa y aguantando los cuernos del marido porque, no teniendo ya espacio reservado, hasta los umbrales de separación entre la casa y el mundo exterior habían desaparecido. Y eso cuando no se quedaba sola, al final, con su mínima pensión.

O sea, no. Francamente.

Quién pudiera de nuevo abrir espacio al mundo propio femenino, fijándolo esta vez en regulaciones y cuerpos legislativos arrimados de las estructuras masculinas para que de una vez por todas se pusiese fin al constante abuso?

Yo, me dije.

Pero, cómo? Estaba ya harta de las clásicas, burdas y estereotipadas divisiones por vía de indumentaria, porque si es cierto que está bíblicamente prohibido el vestirse con las ropas del vecino (masculino) quién determina al final lo que es del uno o del otro? Si yo soy mujer y llevo un pantalón, por derivación lógica el pantalón es llevado al menos por una mujer o sea que es ropa de mujer también. Nunca me he puesto las camisas de mi hermano ni de ningún otro (no sea porque huelen raro aun lavadas). Cuanta tontería. Además cuan fácil convertir a la mujer en un mero objeto de deseo carnal por vía de determinación arbitraria y quizá papal, al final, de escotes, mini faldas, lapices labiales y otros como siendo significativos de la indumentaria femenina.

Mira, no. Me siento cómoda con mis vaqueros y mi jersey unisex y no veo por qué le tuviera que gustar a nadie, pues al final terminó por definirse la vestimenta femenina, como aquella ‘que gustaba al hombre’. En general? Sin distinción? No me gusta que me consideren desde el punto de vista de un atractivo físico, porque me entiendo como un ente intelectual.

Y aunque sea cierto que la mujer guste de modelitos y adornos, eso, a priori, y lejos de ciertas interpretaciones un tanto malsanas, proviene de la sutil jerarquización femenina, que expresa modos y modales que la vuelven referencial a través de sofisticadas combinaciones de colores, materiales y cortes. Y adornos. Lo que ni es restrictivo, ni universal. Cuando una mujer se pone unos vaqueros está claramente denotando a las féminas del tertulio de al lado que está ‘guerreando’ con el campo contrario sobre terrenos más o menos intelectuales o de poder físico que permitan esclarecer oscuros malentendidos. O sea que significa un aparte, una incursión peligrosa en campo contrario que precisa del apoyo moral de las que no se pueden permitir semejantes intercambios de rudas bofetadas.

Al igual que por las actividades profesionales. Pero bueno. Las mujeres no piensan, no escriben, no hacen música, no ejercen poder, no guerrean, enfin, no hacen nada a parte de parir. Está claro, desde el otro lado.

Pues no. Los hombres hacen restaurantes de actividades culinarias desarrolladas durante siglos por mujeres, casas de moda sobre los pinitos en costura de cada cual cuando no tiene otra cosa que hacer, etc. Las mujeres alimentan los pollos y las gallinas, y los hombres hacen una fábrica de producción de huevos o carne avícola. Yo no hago lo que hacen los hombres: yo hago lo mío, a mi manera. Y es de mujer, de nuevo, porque lo hago yo. Así de tonto. Pero claro, lo que yo hago no tiene valor en el mercado trucado de las finanzas internacionales. Quién arregla los problemas? Yo. Quién vende las patatas y se lleva la pasta? El otro. O sea, otra vez, no.

O sea, dónde está la mujer específicamente para que se pueda fijar una estructura de poder propia que permita el que reinvindique sus derechos? Porque el meter a las mujeres en una estructura de poder definida y delimitada por hombres es otra partida trucada. La misma determinación de la estructura favorece al autor de la misma.

Ahí mismo. En la jerarquía fluctuante actuando por influencia. Muy bien. Y eso cómo se traduce en un esquema político que pueda actuar de balanza con lo ya existente? Ves. Tienes que legislar. Y, de dónde sacas el poder legislativo?

De una rama, que es lo único que legitima sin que pueda protestar la parte contraria, que fuerza es ya, de encontrar medio de que se callen de una vez, que todo lo han hecho ellos, que todo se lo debemos a ellos, que solo ellos todo, enfin, vale ya.

Es cierto que había otras razones, pero en el fondo eran las mismas. Lo que es propiamente femenino, no tiene voz, y voz es, el que no estés de acuerdo con estupideces que son al origen de muerte y de bochornos y vergüenzas que si a ellos no les molesta, a ti puede que te estén poniendo negra.

O sea que elucidé un medio de poner fin a tanta tontería, si hiciese falta, y aun esperaba que terminase por imperar razón, pues me ahorraría mucho esfuerzo, y que algún atisbo de inteligencia aun restante en el campo masculino, evitase el que hubiese que pasar a mayores.

Y no, claro, de dónde saliera la inteligencia. Me dije después, cuando ya no hay guerras.

Claro que se pudiese mirar con cierto asombro la conclusión: y qué tendrán que ver las guerras con la inteligencia varonil? Pues que solo ahí aprenden lo que vale un peine e inducen nociones tan sutiles como, si de un lado el honor, del otro la vergüenza. Asi que encima, sinvergüenzas. Pero eso ya se estaba volviendo cada día más evidente.

Pasamos a mayores? Muy bien. Pasemos. Derivo de rama legislando y legislo sobre mi misma, adquiero el poder por reconocimiento propio y derivado, solo a lo que incumbe la rama de lo que lo derivo, es decir Alemania.

Ahí estoy. Unica en la historia a tener una justificación de poder en si y a priori y sin necesitar de ejércitos. Debieran venir después. Un polo de poder legítimo, no insurgente, no conspirante y sin necesidad de ser reconocido.

Seguimos? Muy bien. Sigamos.

En frente hay un polo de poder maniatado, ilegítimo puesto que se ha permitido el poner lo que deriva sobre el principio, produciendo un colapso de la estructura de poder racional, que es la única legítima que hubiese.

Explicación: en lo racional, que se basa en filosofía, se distinguen varios campos. Primero vienen los principios (de identidad, no contradicción, etc. que encuentra su equivalencia en lo que se llama constitución). Los principios se reconocen de por si y no se justifican. Son o no son, vamos. Después hay que definir una serie de conceptos primordiales dentro de un campo de acción determinado (física, química, biología, estado), que se formulan en interacciones de leyes obtenidas de diversas maneras (sea a priori, sea por recurrencia o mayoría), y, se puede decir que se tiene un cuerpo de conocimiento o de poder, solo y solamente cuando el conjunto resulta consistente, es decir no contradictorio en si o con la realidad.

Un contra ejemplo, anula la ley.

Cada vez que se cambia un principio, se altera todo el cuerpo, por lo que se invalida en si y que tienes que reformular enteramente de nuevo. Hay que empezar de nuevo. Los resultados adquiridos antes, ya no son. La ley no puede cambiar el principio porque este precede lógicamente.

Cuando la ley (cuerpo legislativo) altera el principio (constitución) sin disolución del cuerpo legislativo, es decir, por medio de quien representase en última instancia al principio, se puede decir que el conjunto, nacional en este caso, es presa de una lógica de gobierno irracional, y por lo tanto, no válida.

Ya no existe el artículo de la resistencia en caso de atisbos dictatoriales en Alemania? Es signo y señal de dictadura incipiente. No vale, digo, porque no se puede legítimamente quitar. Hago llamado a la resistencia activa o pasiva, basada en los artículos de Constitución inmodificables, pero dictatorialmente modificados.

O sea que es legítima la intervención de las fuerzas armadas y constitucional, además.

Quedo yo, conmigo misma y Frau von Lubinski, como polo de poder legítimo y racional.

Ves. A fuerza de quererlo todo para ti, te quedas sin nada, sr Fischer.

Veamos. Nos interesa, Frau von Lubinski? El poder absoluto binario con tanta responsabilidad? Eje del pensamiento: sabes? Yo quiero que me dejen en paz, en mis salones, con mis cortinas, mis sopas, mi computadora, mi internet y mis elucubrios y entiendo que el Ejército haga lo mismo. Si yo asumo los tres Ejércitos, me estoy metiendo en camisa de once varas.

Deleguemos. Venga usted por aqui, Herr von Gotha, y llévese el susto de su vida. Otorgo el poder sobre los tres Ejércitos al cuerpo del Gotha en la suspensión de facto por invalidación intrínseca de la Asamblea. Como ya no vale lo que dice la Asamblea, en este mismo momento y por decreto ley, se invalidan las estipulaciones quitándole el poder legislativo al Consejo de Nobles. Y que formalice el Gotha la disolución.

Representa, hoy, el Gotha, el principio constitucional, al que solo los Ejércitos se someten porque de legislación en campo, distintos. Y que determinen su campo de acción y lo sometan a estudio al Gotha para que apruebe, y que no transgredan sus funciones.

Para que el Gotha pueda disolver la asamblea, debe haber prueba de inconsistencia, o petición de la misma por insuficiencia de la misma probada. Y funciona el Gotha como ‘congreso’ que aprueba las leyes que son y solo derivaciones de la constitución existente. Es hereditario y no electivo.

Qué fácil, Frau von Lubinski. Mientras se dedican a organizar el campo de batalla de los gallos de enfrente, con partidos, papeletas, urnas, y todo eso que cuesta tanto dinero, – qué derroches, dios santo -, nosotras establecemos nuestro consejo, por eso de que la nobleza se lleva en la sangre, como cuerpo independiente y autónomo con un campo de actividad propio que va desde lo familiar hasta lo afectivo, pasando por lo social y casero. Presentamos nuestras propuestas de ley al Gotha, que los aprueba o no, y tendrán poco trabajo, porque con semejante gallinero, difícil será llegar a un acuerdo a valor nacional, pero eso es un problema que hay que saber gestionar.

Y parece que no tenemos nada o casi nada, cuando lo tenemos todo. Pero el cómo no lo revelamos, no sea que nos pongan alguna zancadilla en algún lado. Hay que tener mucho cuidado con los ‘varones’ de enfrente.

Fíjate, cuanta equidad y racionalidad surgida de mente femenina, más o menos binaria.

Dirás, y si nadie se mueve? Pues como hay disolución de facto, mañana llegarán las hordas bárbaras, tártaras o mongoles, en reserva o no, de más o menos mala uva a eliminar lo que ya no es. O sea que solo queda esa alternativa, y es un hecho.

Lo que quiere decir eso? Que la determinación de casus belli recae sobre el Ejército, y que si este estimase que hubiese y transfiriendo sus razones al Gotha, y no se encontrase remedio por vía diplomática o interna para solucionar el problema, ellos deciden …

*El espacio de comentarios permite la toma de posición con respecto al conjunto temático, se sea o no miembro del Frauenadel y bajo la responsabilidad de cada cual

Read Full Post »

Al principio me hacía gracia la idea y trabajaba con ella casi burlonamente, como quien dibuja hipótesis irreverentes queriendo simplemente hacerte olvidar la falta de estilo cotidiano y contemporáneo.

Poco a poco, sin embargo, la idea parecía poder proveer soluciones a problemas cuya solución ya ni se contempla. Y apoyarse incluso en movimientos altamente revolucionarios, como el bolivariano, por ejemplo, quien, sin embargo, no dejaba aun espacio a lo femenino en sus contemplaciones.

Qué es una aristocracia? Qué razón de ser pudiera tener? En qué la generación espontánea de una aristocracia propiamente femenina pudiese conllevar soluciones para un conjunto?

Al final, no queriendo liarme demasiado, me dije que una aristocracia no podía ser hoy en día sino un conjunto de personas referenciales, representativas, ejemplares que tuviesen como esquema fundamental de ordenación de la realidad, uno solo: el saber sabiamente hacer la diferencia entre un espacio público y un espacio privado. Que saben pues, que cuando salen a la calle, hay quienes los están mirando, y que por muy mísera y triste que sea su existencia real, deben darse aires de algo, de orgullo nacional aunque ya no haya, de incólume respeto a las leyes aunque no se sepa ya a cuales, de  equilibrio interno aunque se haya perdido su referencia, es decir, algo, que se dice en gestos, en miradas, en tonos de voz, en maneras de vestir, y que, cuando ya no hay nada, reflejan una imagen que quizá sirva de inspiración a otros que pudieran a partir de ahi generar polos de acción nuevos o mantenerlos, si hubiese. La aristocracia no debiera ser nada más que un protocolo, donde el movimiento particular no debiera sino reflejar las adquisiciones fundamentales de una nación en sus diversos aspectos, y eso, aunque termines rascándote los bolsillos para ver de donde pagar al chofer, perdón, al taxista, que todo cambia.

Visto desde este punto de vista, la aristocracia no tiene poder político, sino que debe tener el arte de transferir lo que se adquiere a esos niveles en una estructura protocolaria que de por su mera presencia difunde lo otro a través de una imagen que resulta más fácil de absorber por gentes que no se pasan la vida haciendo malabares con conceptos.

Habiendo sufrido mucho de eternas incomprensiones, llegaron nuestras civilizaciones a la conclusión de que el único poder es la ley, y que esta afecta a ricos, pobres, niños y mayores de igual manera, por lo que no cupiese otorgar más privilego a esta nobleza que el de tener bajo su responsabilidad la estricta y ejemplar sumisión a las leyes existentes, pues solo asi se pudiera vislumbrar en interacción con el resto del pueblo, donde se encontrasen los errores e insuficiencias, pudiéndose operar las mejoras necesarias. Y cupiese expulsar de ese cuerpo a quien la infringiese, definitivamente y sin vuelta atrás.

Si la nobleza tradicional conlleva la enorme problemática de lo fijado genéticamente, lo que hace extremadamente difícil el alcanzar lugares que parecen deseables para algunos – aunque yo no me revestiría a priori de tanto protocolo – o sometido a ‘arbitrarias’ decisiones reales para que se otorguen títulos, es una evidencia que el concepto de una aristocracia de mérito, resuelve mucho sin quitar nada, sobre todo si se limita al campo femenino: sangre nueva que limita el campo de elección de la parte masculina cuando se tratase de buscar novia, poniendo freno a la mezcla de sangre y evitando derrapajes un tanto comunes entre los miembros masculinos, muy proclives a movimientos pasionales irreflexivos. (Lo cual hasta cierto punto ya está indicando quién pone el orden dónde.)

Desarrollando pues mi hipótesis, y estando en la obligación de no copiar de la parte contraria si no fuese para dejarme inspirar por todo lo contrario, establecí un título único, el de Varonen, que pudiese ser acompañado de 1 a 5 estrellas, dependiendo de los méritos, distintivos no jerarquizantes porque las mujeres no jerarquizan del mismo modo. Es decir que un título acompañado de 5 estrellas puede ser incluso contraproducente porque asusta a las gentes masculinas tanta excesiva sapiencia, conocimiento o mérito reconocido.

Y establecí lo siguiente: que supondría que adquiere el mérito (del linaje de sangre no me ocuparía porque no entiendo) quien sea capaz de proveerse de un escudo correspondiente y formular un texto sobre algún tema general de modo conciso e inteligible, hasta 500. Una vez llegadas a las 500 incluyendo el aporte del linaje de sangre que es de quienes ya pertenecen a la nobleza pero no pueden hacer uso de título por causa de la ley sálica, (y si no se moviese la cabezera del linaje de sangre, desaparecería), se consideraría que se ha formado cuerpo (Frauenadelsrat) que permita la formulación de regulaciones generales propias con un cuerpo representativo determinado. Debiéndose, por carambola, se dijese, haber encontrado 500 voces correspondiendo a 500 modos de ver representativos del pueblo, que de ese modo encontrase voz en alguna representante determinada, por lo que la susodicha debiera guardar conciencia de a quién y cómo lo representa.

E hicieran el favor de no vestirse en Francia por lo de no permitir que indumentarias extranjeras influenciasen de modo subliminal el pensamiento de las gentes, a no ser que fuese representativo. Habiendo además quienes de sangre doble, se quisieran hacer representantes ‘puente’ de poblaciones extranjeras habitando o no el país, y ser su voz y voto en las deliberaciones afectivas posteriores.

Que independientemente de la actividad de cada cual, no hiciesen intervenir política en sus pensamientos, dejando algo que hacer al menos a los otros, que debieran poder transformar tanta febril actividad aparente en esquemas legales apropiados, con las que se encuentren en ese campo adversario que no enemigo.

Siendo única y teniendo valor de decreto ley esta resolución de quien de ahora en adelante se llamare ‘emperor’, por designación del o de la anterior, no hereditario, garantía última y si necesario en el exilio, del principio de identidad del pueblo alemán, hasta esperar que se consigan las 500.

wappen-peq Ich, Emperor

SK von Speth und zu Schülzburg

Read Full Post »

Older Posts »